Cuba restaura sus manglares con asistencia del PNUD

17 Agosto 2020

Un proyecto que combina la regeneración natural y artificial de los manglares con una buena gestión de la tierra, el agua y los recursos vivos dará sus mejores frutos en unos 15 años, pero los residentes de la provincia cubana de Artemisa aseguran que ha disminuido ya el impacto del viento y las inundaciones en la zona.

“Aquí puedes respirar un mundo saludable”, dice María Teresa, habitante de la provincia Mayabeque, en Cuba, quien administra el área protegida del Golfo de Batabanó.

Los manglares están presentes en el 70% de las costas cubanas y su pérdida aumenta la vulnerabilidad de las comunidades que habitan en el litoral.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) trabaja con las autoridades de agricultura y medio ambiente del país en un proyecto intensivo de rehabilitación de los manglares.

Pulse aquí para conocer los detalles de la restauración de esos ecosistemas y el involucramiento de las comunidades costeras en el esfuerzo.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

Sólo si se respetan la vida silvestre y los ecosistemas se podrán evitar futuras pandemias

El aumento de la demanda de proteína animal, las prácticas agrícolas insostenibles, la explotación de la vida silvestre y el cambio climático son algunas de las causas de la creciente tendencia de las enfermedades virales que pasan de los animales a los seres humanos causando gran devastación, el COVID-19 es un ejemplo más de una larga lista que incluye el Ébola, el MERS, el VIH-SIDA y el SARS, entre otros.

No importa cuántas veces limpiemos las costas, el plástico siempre vuelve

Las corrientes en los océanos y ríos arrastran el plástico de todos los rincones y extremos de nuestro planeta. La botella  que se tira al mar en Indonesia, puede terminar en las costas de lugares tan prístinos y vitales para la humanidad como las Islas Galápagos, donde a pesar de haber implementado medidas contra estos desechos desde hace más de cuatro años, la marea sigue llegando con basura de todo el mundo.