Migrantes y refugiados

Los niños retornados de Estados Unidos a Centroamérica y México corren un doble peligro

Las autoridades de Estados Unidos han retornado a unos mil niños migrantes no acompañados a México y el triángulo norte de Centroamérica de marzo a la fecha, colocándolos en un alto riesgo dada la falta de protección en sus comunidades, sólo agravada por la pandemia de COVID-19. A ellos se suman 447 niños más retornados de México a los tres países centroamericanos. El organismo que aboga por el bienestar de la niñez urgió a detener los retornos y deportaciones.

Un súper ciclón amenaza a India y Bangladesh en medio de la pandemia de coronavirus

La tormenta equivalente a un huracán de categoría 5 se acerca a las áreas costeras de la Bahía de Bengala. Los expertos advierten de marejadas ciclónicas de hasta cuatro o cinco metros de altura que causará inundaciones, y lluvias que amenazan los campamentos de refugiados en Bangladesh. Unos tres millones de personas han sido evacuadas, y el distanciamiento social para prevenir el COVID-19 está en riesgo.

Los indígenas refugiados y desplazados de América Latina tienen un alto riesgo de exposición al coronavirus

El organismo para los refugiados suena la alarma sobre la situación de las comunidades originarias que se han visto obligadas a abandonar sus hogares y carecen de servicios básicos de saneamiento y salud, lo que los deja en una situación muy vulnerable frente al COVID-19. Destaca la preocupación por los indígenas binacionales venezolano-colombianos, indocumentados en Colombia. 

Migrantes en Panamá: entre sueños y esperanzas en medio del COVID-19

Antes de la pandemia, las personas migrantes pasaban en promedio una semana en las estaciones migratorias de Panamá, pero desde que el país decretó las medidas para la contención del COVID-19 se ven obligadas a permanecer en esos centros hasta que se autorice la apertura de las fronteras, lo que cambia su itinerario de viaje y les genera incertidumbre sobre el período que estarán en ese país mientras ven cómo se van agotando sus escasos recursos .

Los efectos del coronavirus en los 860.000 refugiados rohinyá pueden ser devastadores

Tras confirmarse este jueves el primer caso de coronavirus entre la población refugiada rohinyá, las agencias humanitarias, reforzaron las medidas de prevención y lucha contra la pandemia de la COVID-19 en los campamentos situados en la región de Cox Bazar en Bangladesh.

La pandemia de coronavirus acentúa la crisis de desplazamientos en América Central

La situación de violencia e inseguridad crónica ligada a las restricciones por la COVID-19 ponen en riesgo y agravan las condiciones de vida de decenas de miles de personas en el norte de América Central.

La pandemia de coronavirus puede provocar un aumento del contrabando de migrantes y la trata de personas

Las restricciones de viaje y circulación impuestas por la pandemia de COVID-19 no detienen la movilidad de las personas que huyen de los conflictos, la violencia o los abusos a los derechos humanos. Además, es probable que las consecuencias económicas provoquen un aumento del contrabando de migrantes y de la trata de personas delos países más afectados a destinos más prósperos

San Marcos, en Guatemala, y su lucha por proteger a los migrantes retornados del estigma del coronavirus

Los migrantes que vuelven al hogar desde el extranjero también necesitan ayuda para su reintegración, más en medio de una pandemia. Muchos sufren el rechazo al ser acusados de portar el coronavirus. Con el apoyo de la agencia de la ONU para las migraciones, la municipalidad de San Marcos ha puesto en marcha una política para contrarrestar los estereotipos y la discriminación que sufren los retornados, incluida la que viven en la atención sanitaria.

Los refugiados y migrantes venezolanos tienen cada vez más dificultades para sobrevivir en medio de la pandemia

Muchos son incapaces de cubrir sus necesidades básicas, están sufriendo falta de vivienda y comida mientras son sometidos cada vez más a la xenofobia en sus países de acogida. La situación les ha obligado a algunos a regresar a Venezuela, potencialmente de forma irregular y peligrosa debido al cierre de fronteras como medida de prevención del coronavirus. 

Jabón para los albergues de refugiados y migrantes en México; cuestión de vida o muerte durante la pandemia

El lavado de manos con agua y jabón es una forma extremadamente importante de reducir la propagación del coronavirus y  la COVID-19 pero, en muchos países, incluso los artículos más básicos son difíciles de conseguir. Con el apoyo de la Agencia de la ONU para los Refugiados, una fundación, con oficinas en los Estados Unidos, proporciona jabón a los campamentos de refugiados en México.