Guardianas de los bosques de Colombia

1 Julio 2019

Un grupo de colombianas conviven con la naturaleza y entienden la importancia del cuidado del bosque, que es al mismo tiempo su hogar y su fuente de trabajo y alimento. Con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, 488 familias cuidan del bosque seco en el Caribe y la región Andina de Colombia y han recuperado más de 1000 hectáreas. Las mujeres han sido líderes de este proceso.

Yolanda del Socorro Díaz, de Nariño en el sur de Colombia, convive con la naturaleza y entiende la importancia del cuidado del bosque, que es al mismo tiempo su hogar y su fuente de trabajo y alimento.

“Como madre les he enseñado a mis hijos que la naturaleza es primordial para la vida humana. Esta flor, por ejemplo, nos dio la oportunidad de mejorar la vida y darle educación a los hijos”.

Yolanda habla de la hermosa flor del anturio, una planta de interior en la mayor parte del mundo, pero prospera en los bosques de Colombia, que se ha convertido en su sustento y el de otras mujeres, que sueñan con el futuro de sus hijos en una zona que durante años fue testigo del conflicto armado.

Lee la historia completa preparada por nuestros compañeros del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Quizá también te interese...

Cuando una mujer se decide, puede con todo

Como les ocurre a tantas mujeres rurales, su inteligencia, su capacidad de trabajo y de sacrificio estaban confinadas a las cuatro paredes del hogar; sin embargo, la peruana Rut Pelaiza y la colombiana Sandra Mendoza son dos emprendedoras que han logrado progresar y sacar adelante a sus hijos a pesar del machismo en su entorno. Las dos han contado su historia, un ejemplo para otras campesinas, en la sede de la ONU.

 

Las mujeres, la fuerza que el medio ambiente necesita

En un tiempo en que el cambio climático y los desastres naturales amenazan más que nunca el futuro de la humanidad, es momento para que las mujeres alcen la voz y sean escuchadas. Su relación con el medio ambiente y su sensibilidad en la gestión de los recursos naturales son un tesoro que aún está por descubrir. En el Día de la Mujer, resaltamos la labor de varias luchadoras que, a pesar de los obstáculos, se han puesto en primera fila defender y conservar el medio ambiente.