Pasar al contenido principal

Urge establecer mecanismos internacionales sólidos para evitar que la crisis mundial del agua

El agua limpia y las buenas prácticas de higiene son esenciales para la salud de los niños de Afganistán.
© UNICEF/Omid Fazel
El agua limpia y las buenas prácticas de higiene son esenciales para la salud de los niños de Afganistán.

Urge establecer mecanismos internacionales sólidos para evitar que la crisis mundial del agua

Cambio climático y medioambiente

El agua provoca guerras, apaga incendios y es clave para la supervivencia humana, pero garantizar el acceso para todos depende en gran medida de mejorar la cooperación, según un nuevo informe emblemático de la ONU publicado el martes.

La nueva edición del Informe de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos en el Mundo, que se presenta en vísperas de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Agua de 2023, se centra en dos temas: las asociaciones y la cooperación.

Publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el informe destaca las formas de colaboración que los actores pueden utilizar para superar los retos comunes.

"Urge establecer mecanismos internacionales sólidos para evitar que la crisis mundial del agua se descontrole", declaró la directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay. "El agua es nuestro futuro común, y es esencial actuar juntos para compartirla equitativamente y gestionarla de manera sostenible".

Según el informe, en el mundo hay 2000 millones de personas que carecen de agua potable y 3600 millones que no tienen acceso a un saneamiento gestionado de forma segura.

Se prevé que la población urbana mundial que se enfrenta a la escasez de agua se duplique, pasando de 930 millones en 2016 a entre 1700 y 2400 millones de personas en 2050.

La creciente incidencia de sequías extremas y prolongadas también está afectando a los ecosistemas, con graves consecuencias para las especies animales y vegetales, según el informe.

Un niño recoge agua de una cuenca rehabilitada en el estado meridional sudanés Nilo Blanco.
PNUMA/Lisa Murray
Un niño recoge agua de una cuenca rehabilitada en el estado meridional sudanés Nilo Blanco.

Se avecina una crisis mundial

Richard Connor, redactor jefe del informe, declaró a los periodistas en una rueda de prensa en la sede de la ONU antes de la presentación que "la incertidumbre va en aumento".

"Si no lo abordamos, se producirá una crisis mundial", afirmó, señalando la creciente escasez que refleja la reducción de la disponibilidad y el aumento de la demanda, desde el crecimiento urbano e industrial hasta la agricultura, que por sí sola consume el 70% del suministro mundial.

La creación de asociaciones y la cooperación son fundamentales para hacer realidad los derechos humanos al agua y superar los retos existentes, afirmó.

Explicando el panorama de dicha escasez, dijo que la escasez económica de agua es un gran problema, donde los gobiernos no proporcionan un acceso seguro, como en el centro de África, donde el agua fluye. Mientras tanto, la escasez física es peor en las zonas desérticas, incluido el norte de la India y a través de Oriente Medio.

En respuesta a las preguntas de los periodistas sobre posibles "guerras del agua" ante una crisis mundial, Connor afirmó que este recurso natural esencial "tiende a conducir a la paz y la cooperación más que al conflicto".

Reforzar la cooperación transfronteriza es la principal herramienta para evitar los conflictos y la escalada de tensiones, afirmó, señalando que 153 países comparten cerca de 900 ríos, lagos y sistemas acuíferos, y más de la mitad han firmado acuerdos.

Pueblos y ciudades, el campo y lo urbano

El informe, que detalla las experiencias -buenas y malas- de los esfuerzos de colaboración de los socios, explica cómo la aceleración de los avances en la consecución de los objetivos relacionados de la Agenda 2030 depende de la mejora de una cooperación positiva y significativa entre las comunidades del agua, el saneamiento y el desarrollo en general.

Las innovaciones durante el inicio de la pandemia de COVID 19 vieron cómo se formaban alianzas entre las autoridades sanitarias y de aguas residuales, que juntas fueron capaces de rastrear la enfermedad y proporcionar datos críticos en tiempo real, dijo.

Desde los habitantes de las ciudades hasta los pequeños agricultores, las asociaciones han producido resultados mutuamente beneficiosos. Invirtiendo en las comunidades agrícolas de las zonas altas, los agricultores pueden beneficiarse de formas que ayuden a las ciudades de las que se nutren.

Invertir con sensatez

Los Estados y las partes interesadas pueden cooperar en ámbitos como la lucha contra las inundaciones y la contaminación, el intercambio de datos y la cofinanciación. Desde los sistemas de tratamiento de aguas residuales hasta la protección de humedales, los esfuerzos que contribuyan a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero deberían "abrir la puerta a una mayor colaboración y aumentar el acceso a los fondos para el agua", afirmó.

"Sin embargo, la comunidad del agua no está aprovechando esos recursos", dijo, expresando su esperanza de que el informe y la conferencia puedan desencadenar debates productivos y resultados sobre el terreno.

Johannes Cullmann, asesor científico especial del presidente de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), dijo que "es cuestión de invertir con sensatez".

Aunque los recursos hídricos y la forma en que se gestionan influyen en casi todos los aspectos del desarrollo sostenible, incluidos los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, afirmó que las inversiones actuales deben cuadruplicarse para alcanzar los 600.000 millones a un billón de dólares anuales que se estiman necesarios para hacer realidad el Objetivo número 6, relativo al acceso universal agua y el saneamiento.

"La cooperación es el corazón del desarrollo sostenible, y el agua es un conector inmensamente poderoso", afirmó. "No debemos negociar el agua; debemos deliberar sobre ella".

El agua, después de todo, es un derecho humano, afirmó.

Bien común, no mercancía

De hecho, el agua debe "gestionarse como un bien común, no como una mercancía", afirmó el martes un grupo de 18 expertos independientes y relatores especiales de la ONU en una declaración conjunta.

"Considerar el agua como una mercancía o una oportunidad de negocio dejará atrás a aquellos que no pueden acceder o pagar los precios del mercado", declararon, añadiendo que el avance en las metas del Objetivo número 6 sólo puede ocurrir de manera efectiva si las comunidades y sus derechos humanos están en el centro de las discusiones.

"Es hora de poner fin a un enfoque tecnocrático del agua y tener en cuenta las ideas, los conocimientos y las soluciones de los pueblos indígenas y las comunidades locales que entienden los ecosistemas acuáticos locales para garantizar la sostenibilidad de la agenda del agua", afirmaron.

La mercantilización del agua "desbaratará la consecución de los Objetivos de Desarrollo y obstaculizará los esfuerzos para resolver la crisis mundial del agua", afirmaron los expertos.