Solicitan fondos para ayudar a 500.000 afectados por el cambio climático en Centroamérica

29 Octubre 2021

Más de medio millón de personas en Guatemala, El Salvador y Honduras padecen la escasez de alimentos debido a los fenómenos climáticos extremos y a la pandemia de COVID-19. La agencia de la ONU para la alimentación busca 37 millones de dólares para brindarles asistencia humanitaria y reparar sus medios de vida agrícolas.

Los eventos climáticos extremos y la pandemia de COVID-19 han afectado gravemente a cientos de miles de personas en el Triángulo Norte de Centroamérica, dejando a muchas de ellas en situación de inseguridad alimentaria. Con la intención de asistir de inmediato con suministros vitales a las más necesitadas, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) pidió este viernes 37,7 millones de dólares a la comunidad de donantes internacionales.

Los recursos servirían para la respuesta de emergencia a 507.000 personas en Guatemala, El Salvador y Honduras donde, además de alimentos y otra ayuda humanitaria, la FAO busca restaurar los medios agrícolas que proporcionan sustento a los afectados.

La agencia de la ONU empleará los fondos para mejorar la resiliencia de las familias afectadas y aumentar su capacidad de respuesta ante futuras crisis.

Los trabajos de la FAO darán especial atención a los grupos de población más vulnerables, como las comunidades indígenas, las mujeres, los niños y adolescentes, los desplazados y las personas con discapacidad.

Tres mujeres plantan semillas en una granja en Chimaltenango, en Guatemala.
Banco Mundial/Maria Fleischmann
Tres mujeres plantan semillas en una granja en Chimaltenango, en Guatemala.

Buenas prácticas agrícolas

El coordinador subregional del organismo para Mesoamérica, Adoniram Sanches, explicó que se intentará diversificar la producción agrícola y mejorar las infraestructuras productivas, así como implementar buenas prácticas y restaurar los suelos.

Además, el personal de la agencia asistirá técnicamente y dará capacitación a los gobiernos locales y nacionales.

Por países, la FAO planea socorrer a 286.000 personas en Guatemala, 61.000 en El Salvador y 160.000 en Honduras.

Una adolescente de 15 años mira desde el balcón de un centro de tránsito para migrantes en Ciudad de Guatemala.
UNICEF / Tanya Bindra
Una adolescente de 15 años mira desde el balcón de un centro de tránsito para migrantes en Ciudad de Guatemala.

Desastres y flujos migratorios en Guatemala

Para Guatemala, asignaría 1,5 millones de dólares de los fondos requeridos para el resto de este año y 15 millones para el próximo.

Este país ha enfrentado un aumento en la frecuencia y magnitud de los desastres y las crisis humanitarias. La población vulnerable del Corredor Seco sufre inseguridad alimentaria, pero este lastre se extiende a las familias pobres de la sierra centro-occidental e impacta con mayor dureza a las comunidades indígenas que viven de la agricultura.

Por si fuera poco, los flujos migratorios incrementan las necesidades humanitarias a lo largo de la ruta de Guatemala a México.

La agencia de la ONU  proyecta asistir en la capacitación de autoridades locales, personal del Ministerio de Agricultura y otras instancias gubernamentales, así como de organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales, a fin de mejorar la gestión futura de las crisis. 

Una mujer camina en El Salvador en medio de los daños causados por la tormenta tropical Amanda en mayo.
WFP/Mauricio Martinez
Una mujer camina en El Salvador en medio de los daños causados por la tormenta tropical Amanda en mayo.

Tormentas y huracanes en El Salvador

El Salvador resultó muy dañado tras el paso de las tormentas tropicales Amanda y Cristóbal y los huracanes Eta e Iota del año pasado, que agudizaron las carencias de la población vulnerable.

Los recursos que dedicará la FAO para la asistencia en este país ascienden a cinco millones de dólares para 2021 y 4,2 millones para 2022. Con ellos se brindarán insumos para la producción de hortalizas de ciclo corto, procesos de formación y la mejora de la infraestructura productiva y de almacenamiento de agua.  

Una joven y su pequeña prima desplazadas por los huracanes Iota y Eta en Honduras.
© UNICEF/Martín Cálix/AFP-Services
Una joven y su pequeña prima desplazadas por los huracanes Iota y Eta en Honduras.

Sin poder adquisitivo en Honduras

En Honduras, las familias han perdido poder adquisitivo al grado de no poder cubrir sus necesidades básicas debido a la pandemia de COVID-19, que afectó los sistemas alimentarios y encareció la comida.

Asimismo, los huracanes Eta e Iota exacerbaron la crisis en el país, socavando la resiliencia de la población y perjudicando las economías locales.  

La intención de la FAO es rehabilitar la infraestructura productiva dañada por los huracanes, suministrar kits de sistemas de micro irrigación a 3200 hogares, apoyar a 9600 familias para establecer bancos de semillas comunitarias y la capacitar a 32.000 cabezas de familia en mitigación de riesgos.

Para financiar esta ayuda, la FAO dedicará 3,5 millones de dólares a las tareas de este año y 8,5 millones el siguiente.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.