Ayuda a Centroamérica, protestas en Guatemala, racismo en Brasil... Las noticias del martes

24 Noviembre 2020

La Organización Internacional para las Migraciones destinará 750.000 dólares en ayuda humanitaria para Honduras, Guatemala y El Salvador. El portavoz del Secretario General ha pedido una investigación sobre los incidentes  a raíz de las manifestaciones  en Guatemala. La Oficina de Derechos Humanos asegura que la muerte en Brasil de João Alberto Silveira Freitas, un hombre negro, a manos de dos guardias de seguridad es un ejemplo del "racismo estructural" del país. 

La OIM lleva a ayuda a Honduras, Guatemala y El Salvador tras los huracanes

La Organización Internacional para las Migraciones destinará 750.000 dólares en ayuda humanitaria para Honduras, Guatemala y El Salvador tras el paso de dos huracanes que han dejado miles de damnificados.

Los fondos servirán para llevar comida, productos de higiene y limpieza y equipos de protección personal contra el COVID-19 para los afectados.

La Organización advierte que la reconstrucción y la recuperación en esos países “llevará años” por lo que la asistencia tiene que ser “duradera”.

Las tormentas Eta e Iota han “transformado repentinamente” las vidas de millones de personas en Centroamérica, México y el Caribe y tendrán consecuencias “a largo plazo” que “probablemente se reflejarán en la situación migratoria de la región”, añade la agencia.

La ONU pide una investigación de los incidentes en Guatemala

Banco Mundial/Jesus Alfonso
Un agente de la Policía Nacional de Guatemala.

Seguimos hablando de Guatemala, porque el portavoz del Secretario General ha pedido una investigación sobre los incidentes ocurridos el sábado a raíz de las manifestaciones que piden una mayor transparencia y respeto al estado de derecho en el país.

“Confiamos en que las autoridades lleven a cabo una investigación imparcial e independiente de los hechos", señaló el portavoz Stéphane Dujarric en su conferencia de prensa diaria.

Dujarric destacó que "los derechos fundamentales de libertad de expresión y asamblea pacífica deben ser respetados" y dijo que la ONU llama a todos los actores a "trabajar juntos" para dar respuesta a los problemas que vive Guatemala, con medios pacíficos y con pleno respeto “a la ley y los derechos humanos”.

El racismo estructural persiste en Brasil, dice ONU Derechos

Antonio Dourado
Protesta de jóvenes brasileños que piden acabar con el racismo.

La Oficina de Derechos Humanos asegura que la muerte en Brasil de João Alberto Silveira Freitas, un hombre negro, a manos de dos guardias de seguridad es un ejemplo del "racismo estructural" del país y pidió una investigación independiente, así como reformas urgentes.

“Los funcionarios del Gobierno tienen una responsabilidad particular de reconocer el problema subyacente del persistente racismo en el país, ya que es el primer paso esencial para resolverlo”, dijo la portavoz.

Ravina Shamdasani recordó que los propios datos oficiales muestran que el número de afrobrasileños víctimas de homicidios es desproporcionadamente más alto que el de otros grupos. Además, están sobrerepresentados entre la población carcelaria del país.

La Oficina que dirige Michelle Bachelet pide una investigación “independiente, imparcial y transparente” y que examine si el racismo jugó un papel en lo ocurrido. También solicitan que se investiguen las alegaciones de uso excesivo de la fuerza contra los que protestaban pacíficamente por la muerte de Silveira Freitas.

Se deteriora rápidamente la situación humanitaria en Tigray, Etiopía

UNFPA Sudan/Sufian Abdul-Mout
Artículos de ayuda humanitaria llegan a Um Raquba en Sudán, donde han huido civiles etíopes escapando de los combates en Tigray.

Y en Etiopía, continúa deteriorándose rápidamente la situación humanitaria en la región de Tigray.

Las Naciones Unidas han terminado un plan para llevar ayuda a más de dos millones de personas, pero necesitan 76 millones de dólares para financiarlo.

El número de refugiados etíopes que cruzan al este de Sudán ya ha superado los 40.000 desde que comenzó la crisis.

El Programa Mundial de Alimentos teme que sus operaciones se van a ver desbordadas. “Hemos enviado comida suficiente para alimentar a 60.000 personas durante un mes. Sin embargo, la comida ha tenido que tomarse prestada de otros programas que teníamos en el país. Literalmente hemos desnudado a un santo para vestir a otro y el continuo flujo de llegadas va a poner mucha presión en nuestra capacidad para responder a las necesidades humanitarias en Sudán, un país que ya lidia con múltiples crisis por todo el país”, explicó Tomson Phiri.

Escucha y comparte las noticias

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.