La ONU condena nuevo ataque mortal en Burkina Faso

26 Diciembre 2019

Un nuevo ataque yihadista ocurrido en nochebuena deja al país de luto con al menos 35 personas muertas, en su mayoría mujeres. António Guterres ha transmitido la solidaridad de las Naciones Unidas al pueblo y al Gobierno del país africano.

El Secretario General de las Naciones Unidas condenó "enérgicamente" el ataque realizado el martes por hombres armados no identificados en el norte de Burkina Faso.

En una declaración emitida por su portavoz, António Guterres expresó su más sentido pésame a las familias de las víctimas y deseó una pronta recuperación a los heridos en la incursión, que tuvo lugar en Arbinda, en la provincia de Soum.

Guterres también transmitió la solidaridad de la ONU al Gobierno y al pueblo de la nación de África Occidental.

"Reitero el continuo apoyo de las Naciones Unidas a los Gobiernos de Burkina Faso y los demás países de la región del Sahel en sus esfuerzos por combatir el terrorismo y el extremismo violento", dijo.

Según despachos de prensa, al menos 35 civiles, en su mayoría mujeres, fueron asesinados durante un ataque cerca de la frontera con Mali. Los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad nacional dejaron a 80 yihadistas muertos, señalaron las autoridades del país.

El miércoles otros once soldados perdieron la vida cuando su convoy fue atacado en la misma provincia un día antes.

Los yihadistas han estado activos durante años en la vecina Mali. Burkina Faso, una nación históricamente tranquila, ha experimentado recientemente una ola de violencia.

Al menos 37 personas fueron asesinadas en el este del país en noviembre, cuando supuestos yihadistas emboscaron una caravana que transportaba a trabajadores de la compañía minera canadiense Semafo. El Secretario General también había condenado el violento ataque.

 

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

La violencia y las amenazas han dejado a casi 2 millones de niños sin escuela en África Central y Occidental

Hasta el mes de junio, más de 9000 escuelas habían cerrado en Burkina Faso, Camerún, Chad, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Mali, Níger and Nigeria como resultado de la inseguridad. UNICEF trabaja con las autoridades educativas y con las comunidades para implementar alternativas de aprendizaje como centros comunitarios, programas escolares radiales, tecnología aplicada a la  enseñanza y  el aprendizaje, y otras iniciativas.

La ONU condena el nuevo ataque mortal a una iglesia de Burkina Faso

Según despachos de prensa, el ataque tuvo lugar en la ciudad de Dablo, situada en una región que ha visto un aumento en la violencia en los últimos meses. La iglesia fue incendiada, junto con otros edificios, incluido un centro de salud.