Guterres concluye su gira por Oceanía, ejemplo para el mundo de la lucha contra el cambio climático

18 Mayo 2019

El titular de la ONU ha podido comprobar de primera mano el impacto del calentamiento global en el Pacífico. “El cambio climático no puede ser detenido solo por los pequeños países insulares, sino por el resto del mundo”, dijo como colofón a su viaje reiterando su mensaje para transformar una forma de producción que nos está llevando al desastre.

“Durante la semana pasada, he presenciado de primera mano los impactos del cambio climático en los estados insulares del Pacífico”, dijo el Secretario General al concluir su gira por Oceanía, que le ha llevado por Nueva Zelanda, Fiji, Tuvalu y Vanuatu.

António Guterres destacó que, aunque esos Estados contribuyen muy poco a la emergencia que se ha creado en torno al clima de la tierra, “sin embargo, son los más afectados” y añadió: “Para algunos de ellos, el cambio climático es ahora una amenaza existencial”.

 “Los riesgos son demasiado reales. Se están reubicando pueblos enteros, se están destruyendo los medios de subsistencia, las personas se están enfermando de dolencias relacionadas con el clima, y ​​en Tuvalu vi a un país entero luchando para preservar su propia existencia”, declaró.

Lo que pedimos no es solidaridad, no es generosidad, es un interés propio ilustrado de todos los que toman decisiones en todo el mundo.

Para el titular de la ONU, lo sorprendente de estos países es que, al enfrentar este enorme desafío, han decidido que no se están rindiendo. Están decididos a encontrar soluciones y han desarrollado formas de aumentar su capacidad de recuperación y adaptación. No solo eso, sino que están liderando el camino para reducir las emisiones y son un ejemplo que el resto del mundo debería seguir.

Su voz es fuerte y clara: el cambio climático no puede ser detenido solo por los pequeños países insulares, sino por el resto del mundo”, explicó Guterres antes de señalar que la lucha contra el calentamiento global requiere la voluntad política para aprobar medidas de transición en los sectores de la energía, el transporte, la industria y la agricultura.

Transición para una economía verde

ONU/Mark Garten
El Secretario eneral de la ONU, António Guterres, se reúne con participantes de la iniciativa "Mercados por el cambio" en Vanuatu.

Por eso, en el Pacífico, el Secretario General siempre ha transmitido tres mensajes urgentes a los líderes mundiales:

  • Debemos cambiar los impuestos de los salarios al carbono. Necesitamos gravar la contaminación, no a las personas.
  • Debemos dejar de subvencionar los combustibles fósiles. El dinero de los contribuyentes no debe utilizarse para impulsar los huracanes y propagar las sequías y las olas de calor, o derretir los glaciares y blanquear los corales.
  • Debemos dejar de construir nuevas plantas de energía a basa de carbón para 2020. Necesitamos una economía verde y no una economía gris.

 “Lo que pedimos no es solidaridad, no es generosidad, es un interés propio ilustrado de todos los que toman decisiones en todo el mundo, porque no solo está en juego el Pacífico, es todo el planeta. Salvar el Pacífico es salvar todo el planeta”, finalizó.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Noticias relacionadas con el tema

Todos los dirigentes de la ONU piden planes urgentes contra el cambio climático

António Guterres junto a los responsables de todas las agencias y divisiones de la ONU han hecho un llamado conjunto a los Estados para que cuando vayan a la Cumbre del Clima, que se celebrará en septiembre en Nueva York, lo hagan con estrategias concretas sobre cómo mitigar los efectos del cambio climático, cómo financiar la lucha contra este fenómeno y cómo mejor adaptarse a él. 

Las cinco cosas que hemos hecho para poner a un millón de especies en peligro de extinción

Más de un tercio de todos los mamíferos marinos, el 40% de las especies anfibios y el 33% de los corales están amenazados por el impacto de los humanos sobre la naturaleza y nuestra inacabable demanda de comida y combustible a medida que se multiplica la población. Sin una acción radical los esfuerzos actuales por conservar los recursos de la tierra fracasarán.