El dinero de los contribuyentes no debe usarse para aumentar los huracanes

12 Mayo 2019

En un acto con jóvenes maoríes en Nueva Zelanda, una de las etapas del Secretario General en su gira por Asia, António Guterres resaltó la importancia del papel que ellos tienen en reducir el calentamiento global: "Queremos una economía verde, no una economía gris en el mundo".

El Secretario General de la ONU ha asegurado que hay tres pasos urgentes en la lucha contra el cambio climático: cambiar los impuestos de los salarios y ponérselos a la huella de carbono, terminar los subsidios a los combustibles fósiles y detener la construcción de nuevas plantas generadoras de electricidad basadas en la quema de carbón para 2020.

António Guterres explicó estos pasos ante jóvenes maoríes y los habitantes de las islas del Pacífico en Nueva Zelanda, a los que expresó su gratitud por el liderazgo en la lucha contra el cambio climático que sostienen.

Durante un evento patrocinado por el ministro  de Cambio Climático, Guterres reconoció el importante papel desempeñado por Generation Zero, una organización dirigida por jóvenes neozeladenses dedicada a proporcionar soluciones para que el país reduzca la contaminación a través de un transporte más inteligente, ciudades habitables e independencia de los combustibles fósiles.

Guterres dijo que los jóvenes pueden ayudar a asegurar que "podamos alcanzar nuestro objetivo central: no tener más de 1,5 grados de aumento de temperatura a finales de siglo. Confío en que los jóvenes de todo el mundo podrán transmitir a sus gobiernos un mensaje muy claro".

ONU//Mark Garten
El Secretario General, António Guterres, participa en un desayuno de trabajo con la juventud maorí centrado en las medidas contra el cambio climático.

Economía verde, no gris

 El dinero de los contribuyentes no debe usarse para aumentar los huracanes, propagar la sequía y las olas de calor, blanquear los corales o derretir los glaciares.

“El dinero de los contribuyentes no debe usarse para aumentar los huracanes, propagar la sequía y las olas de calor, blanquear los corales o derretir los glaciares. Queremos una economía verde, no una economía gris en el mundo. Es muy importante convencer a los Gobiernos de que deben actuar porque todavía hay mucha resistencia ", aseguró.

Y añadió que tenemos que emparejar nuestras acciones con el ritmo del cambio climático: "tenemos que ser capaces de frenar esta tendencia dramática, de revertir esta tendencia dramática. No podemos permitirnos un cambio climático desbocado. Tenemos que proteger las vidas de todas las personas y tenemos que proteger nuestro planeta”.

El Secretario General recordó que había encontrado esa resistencia en la COP24, la Conferencia de la ONU de 2018 sobre el Cambio Climático. Los gobiernos, dijo, todavía tienen miedo de avanzar, y están olvidando que los costos de la inacción son mucho más altos que cualquier costo de la lucha contra el cambio climático.

Guterres estará en Nueva Zelanda hasta el lunes y luego continuará su gira hacia las Islas Fiji, Vanuatu y Tuvalu.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Noticias relacionadas con el tema

El cambio climático, un problema muy personal

No es una cuestión de glaciares y osos polares, nos afecta a todos. Como profesionales, periodistas, académicos. Como madres, padres, mujeres, hombres, hijos. Las consecuencias del calentamiento de la tierra, los desastres naturales y la amenaza de una inminente destrucción de los medios de sustento en el planeta, son literalmente una lucha por nuestras vidas. Ese es el mensaje de un grupo de mujeres activistas en el Día Internacional de la Madre Tierra.

Cambio climático, la humanidad frente a la encrucijada de su existencia

António Guterres ha dado la voz de alarma. El cambio climático se produce más deprisa que las medidas políticas para controlarlo y amenaza nuestra mera existencia. Ante la gravedad de la situación, el Secretario General ha convocado una cumbre sobre el clima en 2019 para situarlo en lo más alto de la agenda internacional y ha pedido que abandonemos la senda “suicida” de las emisiones de carbono.