Diez millones de norcoreanos sufren por la falta de alimentos

3 Mayo 2019

Tras la peor cosecha de los últimos 10 años provocada por períodos de sequía, olas de calor e inundaciones, unos 10,1 millones de personas sufren una grave escasez alimentaria en la República Popular Democrática de Corea. La delicada situación provoca que no dispongan de suficientes provisiones hasta la próxima cosecha.

Una evaluación de la seguridad alimentaria de las Naciones Unidas en la República Popular Democrática de Corea estimó que el volumen total de la cosecha de la temporada 2018/2019 fue de 4,9 millones de toneladas métricas, la cifra más baja desde hace una década.

Al desfavorable efecto climático hay que añadirle importantes factores adversos provocados por el limitado suministro de recursos agrícolas como la falta de combustible, fertilizantes y piezas de repuesto.

La investigación se basó en una misión conjunta organizada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación y el Programa Mundial de Alimentos durante los meses de abril y noviembre de 2018, y concluye que, tras valorar la capacidad comercial de importación del país, el déficit de alimentos asciende a 1,36 millones de toneladas métricas.

El estudio constata que hay un bajo nivel de consumo de provisiones, una limitada variedad alimentaria y familias forzadas a disminuir el número de comidas o a comer menos.

Desnutrición infantil

Un elemento que provoca especial preocupación es la falta de diversidad en la dieta, particularmente cuando afecta a niños pequeños y mujeres embarazadas o lactantes, que son más vulnerables a la desnutrición.

Del mismo modo, reveló que el sistema público gubernamental de distribución de alimentos redujo el reparto de comida al nivel más bajo jamás alcanzado en esta época del año. Ante la falta de una importante ayuda exterior, y coincidiendo con el punto álgido de la temporada de carestía entre junio y octubre, se teme que el tamaño de las raciones disminuya aún más.

Solo arroz y kimchi

El codirector de la misión y asesor superior del PMA en análisis y cartografía de la vulnerabilidad regional, Nicolás Bidault, indicó que “muchas familias” sobreviven a base de arroz y kimchi durante la mayor parte del año, “consumiendo muy poca proteína".

"Pese a que sólo representan alrededor del 10 por ciento de la producción total, estamos preocupados por las cosechas de trigo, cebada y papa de este año, ya que desempeñan un importante papel en la cobertura de las necesidades alimentarias de los hogares durante la próxima temporada de carestía, ", aseguró Mario Zappacosta, economista de la FAO y codirector de la misión.

Entre sus recomendaciones, la evaluación solicita aumentar la asistencia alimentaria para satisfacer las necesidades inmediatas y priorizar las áreas con mayores necesidades alimentarias y las que sufrieron los efectos climáticos más graves.

También aconseja ampliar los programas de nutrición y las medidas de reducción del riesgo de desastres como respuesta a futuras crisis, apoyar la producción agrícola, y la modernización de los equipos de secado de grano, las trilladoras y los almacenes, con el objetivo de disminuir las pérdidas posteriores a la cosecha.

El Programa Mundial de Alimentos proporciona asistencia alimentaria a unas 770.000 mujeres y niños en nueve provincias de Corea del Norte, mientras que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura apoya a más de medio millón de agricultores, mediante el suministro de insumos vitales para la producción agrícola.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Noticias relacionadas con el tema

Más de cien millones de personas pueden morir de hambre

Por tercer año consecutivo, más de cien millones de personas sufrían la forma más grave de hambre, según datos relativos a 2018. Además, otros 143 millones de personas en el mundo estaban a un paso de ese destino. El clima y los desastres naturales condujeron a 29 millones de personas a esta situación. En América Latina, 4,2 millones de personas no tienen qué comer. El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, los países que forman el llamado corredor seco, albergan 1,6 millones.