Guterres expresa su solidaridad en la lucha contra el terrorismo en el Sahel

30 Mayo 2018

En el segundo día de su visita a Mali, el Secretario General de la ONU, António Guterres, viajó unos 460 kilómetros fuera de la capital Bamako, donde hizo un fuerte llamado para un dar mayor apoyo financiero a la fuerza que enfrenta las amenazas terroristas en la región.

Antes de su llegada a la zona de Mopti, Guterres visitó la Base de la Fuerza del Sahel G-5 (formada por Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger) que lucha contra las amenazas a la paz y la seguridad en Seváré, un área que se extiende al sur del desierto del Sahara.

"Me gustaría felicitar a todas las mujeres y hombres que componen la Fuerza del Sahel G-5 por la forma en que están decididos a construir este proyecto y proteger a la población civil de la región, y al mismo tiempo garantizar la seguridad de toda la comunidad internacional frente a la amenaza del terrorismo y del crimen organizado que prolifera en esta parte del mundo ", dijo el Secretario General ante la prensa reunida en la base.

Están decididos a construir este proyecto y proteger a la población civil de la región

Guterres expresó su esperanza poder apoyar mejor a la Fuerza a través de un mandato más sólido. El jueves pasado, el Consejo de Seguridad alentó a los países del G-5 Sahel a continuar tomando las medidas apropiadas para garantizar que su Fuerza Conjunta alcance la capacidad operativa máxima tan pronto como sea posible e instó a los donantes a cumplir con sus promesas.

El Secretario General resaltó que la ONU ha propuesto opciones seguras de financiamiento que permitirían planificar mejor sus operaciones, aunque no se han logrado todos los objetivos.

"Haremos un fuerte llamado a la comunidad internacional para que el G-5 Sahel pueda contar con los recursos financieros y materiales necesarios para su efectividad", dijo el Secretario, quién pidió a la comunidad internacional una gran inversión en la región, ya que no hay “paz sin seguridad, ni desarrollo sin paz”.

Guterres expresó su solidaridad con la fuerza, sus deseos de éxito para la operación y de prosperidad para la población de los cinco países de la región.

La inseguridad amenaza el proceso de paz en Mali

ONU/Marco Dormino
El Secretario General António Guterres en la Gran Mezquita de Mopti, Mali

 

Más tarde, en Mopti, una región en el centro de país que enfrenta importantes problemas de seguridad, Guterres visitó la Gran Mezquita de la ciudad y se reunió con su Imam. Junto a su delegación, que incluía a Jean Pierre Lacroix, el jefe de las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU, el Secretario General conversó con el líder religioso y con la sociedad civil local sobre la situación humanitaria y de seguridad en la región.

Necesitan paz y seguridad. No quieren confrontaciones

"Creo que el centro de Mali es hoy la clave para la solución del problema del país", dijo el Secretario General a la prensa tras una serie de encuentros con la comunidad de Mopti y sus dirigentes, incluidos mujeres y jóvenes, añadiendo que se debe evitar el colapso de la nación y restaurar la seguridad y normalidad.

Guterres dijo que percibía entre las poblaciones de la región de Mopti y sus dirigentes la voluntad y la determinación de luchar por la paz. "Necesitan paz y seguridad. No quieren confrontaciones entre comunidades o enfrentamientos entre grupos étnicos o religiosos. Exigen esta paz ", dijo.

El titular de la ONU continúa su ayuno durante su visita a Mali, en solidaridad con la comunidad musulmana en el mes del Ramadán.