La recuperación de la crisis económica debida al COVID-19, a debate en la ONU

8 Septiembre 2020

Los líderes de economía y finanzas de cada país se reunieron virtualmente este martes para buscarle salidas a la crisis causada por el COVID-19 y establecer para la recuperación una hoja de ruta que proteja al planeta y promueva la igualdad y el bienestar de todas las personas. 

Los ministerios de economía de todo el mundo tienen el deber de ayudar a los países a salir del caos social y económico provocado por la pandemia de COVID-19, aseguró este martes la vicesecretaria general de la ONU.

Amina Mohammed se dirigió a los ministros de los 193 Estados miembros de la ONU durante una reunión virtual para concretar opciones políticas con vistas a la recuperación post COVID-19, que se presentarán a los líderes mundiales a finales de este mes.

Aunque la crisis ha afectado a todos, Mohammed dijo que las consecuencias serán peores para las personas más vulnerables del mundo.

“Entre 70 y 100 millones de personas podrían verse empujadas a la pobreza extrema; 265 millones de personas más podrían enfrentar una grave escasez de alimentos a fines de este año, y se estima que se han perdido 400 millones de puestos de trabajo,, por supuesto, afectando de manera desproporcionada a las mujeres”, dijo.

Agregó que además unos 1600 millones de estudiantes están fuera de la escuela y es posible que nunca regresen. “Es nuestra responsabilidad encontrar soluciones inmediatas y duraderas”, apuntó.

"Un menú único y ambicioso"

La reunión sobre Financiamiento para el Desarrollo en la Era de COVID-19 y Más Allá es una iniciativa del Secretario General de la ONU y los Primeros Ministros de Jamaica y Canadá que fue lanzada en mayo.

El objetivo es presentar “un menú único y ambicioso de opciones políticas” para abordar la recuperación a corto plazo, pero también movilizar los recursos necesarios para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030 y crear un sistema financiero mundial resiliente a largo plazo.

“Esta crisis ha golpeado especialmente a las mujeres y los jóvenes y nuestra respuesta debe tener eso en cuenta”, recalcó Chrystia Freeland, ministra de Finanzas de Canadá,

ONU
Billetes de cien dólares.

La peor recesión en décadas

Durante los últimos tres meses, los ministros formaron seis grupos de discusión para abordar temas críticos para la recuperación económica con el imperativo de reconstruir mejor.

El desafío es inmenso. A nivel mundial, ha habido más de 27 millones de casos de COVID-19 y casi 892.000 muertes según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La ONU estima además que el producto interno bruto mundial sufrirá una caída de casi un 5% este año, mientras que la inversión extranjera directa y las remesas disminuirán en un 40% y un 20%, respectivamente.

“Con las medidas de confinamiento que continúan en algunos países, las fronteras cerradas, la deuda disparada y los recursos fiscales cayendo, la pandemia nos está empujando hacia la peor recesión en décadas, posiblemente incluso una depresión, con terribles consecuencias para los más vulnerables”, añadió Mohammed.

ONU/UA/Stuart Price
Billetes de chelines somalíes en una casa de cambio en la capital, Mogadiscio.

Invertir en la recuperación

La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), por su parte, informó que, aunque a algunas economías avanzadas les está yendo un poco mejor en este momento debido a la fuerte respuesta política de sus autoridades financieras y los bancos centrales, la mayoría de los mercados emergentes todavía están en problemas, incluidos aquellos que dependen de los ingresos del turismo o tienen altos niveles de deuda.

Kristalina Georgieva enfatizó la necesidad de una mayor inversión social como una lección importante de la pandemia.

“Necesitamos reconocer que esta crisis nos dice que tenemos que construir resiliencia para el futuro invirtiendo en educación y capacidad digital en todas partes, en el capital humano, los sistemas de salud, los sistemas de protección social en los países, asegurándonos de que las otras crisis frente a nosotros, como la crisis climática, se estén teniendo en cuenta”, recalcó.

© Rehabilitarte/Albanis Oliva
Una coordinadora de una ONG local ayuda a poblaciones en Venezuela en medio de la pandemia de COVID-19.

Acción en tiempos sin precedentes

Los debates de hoy buscan perfeccionar aún más las opciones de política que se presentarán en una reunión de alto nivel de la ONU el 29 de septiembre en el marco de la Asamblea General.

Para Nigel Clarke, ministro de Finanzas y Servicios Públicos de Jamaica, la reunión brindará la oportunidad de "actuar con rapidez" y "ampliar las medidas que ya se han aplicado".

Tras señalar que el mundo aún tiene que mostrar la unidad y la solidaridad necesarias para una respuesta global a una crisis sin parangón en la historia reciente, Mohammed instó a los ministros de finanzas a tomar medidas en medio de las incertidumbres actuales.

“Espero que se unan a nosotros para aprovechar esta iniciativa y consolidar una serie de opciones para el alivio económico inmediato que las personas necesitan, una vacuna para el COVID-19 que sea para todos, y para abordar las profundas injusticias, desigualdades y desafíos de gobernabilidad mientras  repensamos un sistema financiero global que funcione para estos tiempos sin precedentes”, subrayó.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

Guterres: la recuperación de la COVID-19 debe ser un punto de inflexión para la gente y el planeta

El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, pidió este jueves a los gobiernos que incorporen “importantes” medidas climáticas en todos los aspectos relacionados con la recuperación de la pandemia mundial. 

Sin protección social, el COVID-19 tiene un impacto catastrófico en los enfermos, las mujeres y los niños

Ante las consecuencias socioeconómicas de la pandemia de COVID-19, las principales agencias de la ONU pidieron este miércoles los países que aumenten los programas de protección social para ayudar a las personas en mayor riesgo.