Argentina: La OIM asiste a más de 8000 migrantes durante la pandemia de coronavirus

26 Agosto 2020

El COVID-19 provocó un paro temporal de la actividad económica que afectó tanto a los ingresos de los argentinos como a los de los migrantes que representan alrededor de un 5% del total de la población del país, o unos 2,2 millones de personas.

Ante esta complicada situación, la Organización Internacional para las Migraciones en Argentina, en colaboración con a las autoridades nacionales, el Sistema de las Naciones Unidas y las organizaciones de la sociedad civil, colaboran a diversos niveles para incorporar la temática migratoria en los planes de respuesta, actuar ante las necesidades humanitarias de las personas migrantes y para fortalecer la prevención y el control del COVID-19 en los puntos de entrada al país, entre otros aspectos.

Uno de los resultados de estas acciones fue que desde el mes de abril más de 3000 familias de migrantes en distintas partes del país recibieron a domicilio kits con alimentos y elementos de higiene. Este número se incrementó hasta alcanzar las 8000 personas en situación de vulnerabilidad.  

El Centro de Información de las Naciones Unidas en Argentina tiene los detalles de esta actividad humanitaria.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

La pandemia cancela o pospone un 60% de los planes migratorios de centroamericanos y mexicanos

Una nueva encuesta de la agencia de migraciones reveló que el COVID-19 ha hecho cambiar las intenciones de más de la mitad de los centroamericanos y mexicanos que pensaban salir de su país en busca de trabajo y mejores oportunidades. Además, la pandemia ha hecho que el 20% de los migrantes consideren regresar a sus sitios de origen.

Día de la Juventud: un joven científico argentino contribuye en la creación de la primera máscara antiviral en su país

La pandemia de COVID-19 ha hecho patente la necesidad de que los jóvenes participen en todos los ámbitos de la respuesta a la emergencia. Federico Trupp, de 30 años, es un ejemplo de lo que los jóvenes científicos pueden aportar. Su colaboración fue muy importante en el diseño de la primera máscara bactericida y antiviral en Argentina.