La pandemia cancela o pospone un 60% de los planes migratorios de centroamericanos y mexicanos

21 Agosto 2020

Una nueva encuesta de la agencia de migraciones reveló que el COVID-19 ha hecho cambiar las intenciones de más de la mitad de los centroamericanos y mexicanos que pensaban salir de su país en busca de trabajo y mejores oportunidades. Además, la pandemia ha hecho que el 20% de los migrantes consideren regresar a sus sitios de origen.

Cerca del 60% de las personas que pensaban emigrar en los países de Centroamérica y México pospusieron o cancelaron esos planes a causa de la pandemia del coronavirus, informó este viernes la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Una nueva encuesta de la OIM también mostró también que más del 20% de los migrantes que ya se encuentran en otro país están considerando regresar a su lugar de origen tan pronto como sus condiciones económicas o las medidas de salud adoptadas por sus países lo permitan.

El 51% de los migrantes en Centroamérica y México perdieron sus trabajos debido a la pandemia y actualmente solo el 20% de ellos está trabajando, lo que sugiere que alrededor de un tercio del total de migrantes en la región no consigue ningún empleo durante su estancia en otros países.

Otro hallazgo fue que al 40% de los migrantes le redujeron sus horas de trabajo o salario y el 48% respondió que sus ingresos disminuyeron debido al COVID-19.

La encuesta se realizó en junio entre 1600 personas con el objetivo de medir y comprender el impacto de la pandemia en los planes migratorios.

Rafael Rodríguez / IOM
Migrante cruzando por Chiapas, en México, de camino a Estados Unidos. Imagen tomada en 2018.

Salud física y mental

El sondeo examinó además la situación socioeconómica, la salud física y mental y los factores de riesgo que enfrentan los migrantes de la región, encontrando que prácticamente todos los participantes cumplen con las medidas preventivas de salud referentes al coronavirus.

De los migrantes encuestados, menos del 10% creía haber tenido COVID-19, aunque sólo la tercera parte había consultado algún servicio de salud. En este renglón, la OIM llamó a garantizar el acceso de esas personas a la salud.

Con respecto a la salud mental, más de la mitad de los participantes manifestaron miedo al contagio y trastornos por el aislamiento, la incertidumbre, las consecuencias socioeconómicas y las preocupaciones derivadas de la pandemia.

Una preocupación persistente de los migrantes tenía que ver con ser engañado o explotado a la hora de buscar oportunidades laborales. Aun así, la mayoría dijo que se arriesgaría a aceptar un trabajo en el extranjero incluso sin la información adecuada, lo que demuestra su alto riesgo de convertirse en víctimas de trata.

El 45% de los encuestados eran hombres, el 54% eran mujeres, y el resto se identificó como "no binario". La edad de los participantes oscilaba entre 26 y 45 años.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

Los niños retornados de Estados Unidos a Centroamérica y México corren un doble peligro

Las autoridades de Estados Unidos han retornado a unos mil niños migrantes no acompañados a México y el triángulo norte de Centroamérica de marzo a la fecha, colocándolos en un alto riesgo dada la falta de protección en sus comunidades, sólo agravada por la pandemia de COVID-19. A ellos se suman 447 niños más retornados de México a los tres países centroamericanos. El organismo que aboga por el bienestar de la niñez urgió a detener los retornos y deportaciones.

San Marcos, en Guatemala, y su lucha por proteger a los migrantes retornados del estigma del coronavirus

Los migrantes que vuelven al hogar desde el extranjero también necesitan ayuda para su reintegración, más en medio de una pandemia. Muchos sufren el rechazo al ser acusados de portar el coronavirus. Con el apoyo de la agencia de la ONU para las migraciones, la municipalidad de San Marcos ha puesto en marcha una política para contrarrestar los estereotipos y la discriminación que sufren los retornados, incluida la que viven en la atención sanitaria.