Con cascos de bioseguridad, campesinos en Colombia trabajan para alimentar al país en medio de la pandemia

31 Julio 2020

En las zonas rurales de Colombia, la siembra y cosecha no se detiene. A pesar de la crisis generada por el COVID-19, los campesinos siguen adelante con la misión de proveer alimentos a la ciudad y, con ello, asegurar la sostenibilidad económica de sus familias y comunidades.

Para garantizar la protección de quienes trabajan la tierra, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo- PNUD en conjunto con diversos aliados, ha desplegado una serie de medidas de bioseguridad para que el desarrollo rural de Colombia siga adelante.

En los departamentos de Tolima, Cauca y Bolívar, el proyecto Desarrollo Económico Incluyente Rural que lideran la Agencia de Cooperación Internacional de Corea- KOICA, el Ministerio de Agricultura con el apoyo técnico del PNUD entregó 1000 "Cascos de Vida" a productores de aguacate, limón, ñame y cacao.

Los equipos de protección personal que fueron suministrados de manera gratuita a las personas encargadas de la administración, gestión y comercialización en las organizaciones, se traduce en bienestar y tranquilidad para seguir adelante con su labor.

Lee la historia completa

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

La ONU en Colombia, Brasil y Perú pide ayuda urgente para los indígenas del Amazonas frente al COVID-19

A pesar de los esfuerzos desplegados por los tres gobiernos para responder a la crisis, a las Naciones Unidas cada vez les preocupa más la capacidad de las instituciones de salud para hacer frente a la situación y salvar las vidas de cientos de miles de campesinos e indígenas que enfrentan una grave situación debido a la pandemia, que se ha sumado a su vulnerabilidad previa.

El 2019, un año muy violento para los derechos humanos en Colombia

Decenas de masacres, más de cien asesinatos a líderes sociales y defensores de los derechos humanos, abuso de la fuerza en las protestas, crímenes cometidos por militares y policías, altos niveles de violencia sexual y de género, falta de presencia del Estado en las zonas rurales, así como un incremento en los homicidios a los indígenas, aparecen detallados en el informe anual de la Oficina de Michelle Bachelet en Colombia.