América Latina explora “seriamente” la propuesta de crear un Ingreso Básico de Emergencia para paliar la crisis del coronavirus

21 Mayo 2020

La propuesta fue hecha hace unos días por la responsable de la ONU para la economía en la región, que insiste en la necesidad de este ingreso ante un serio panorama económico que va a llevar a 50 millones de personas a la pobreza en América Latina y El Caribe.

Frente a la perspectiva de que durante este año se produzca la peor contracción económica en la región desde 1930, con una caída del 5,3% del Producto Interior Bruo, y un importante incremento en la tasa de desempleo, entre otros impactos económicos negativos, la Comisión Económica para América Latina y el caribe insistió este jueves la creación de un ingreso básico de emergencia durante seis meses que serviría para pagar las necesidades básicas y sostener el consumo de los hogares.

Durante una videoconferencia que abordó la situación laboral durante la pandemia de Coronavirus, la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, y el director regional de la oficina para América Latina y el Caribe de la Organización Internacional del Trabajo, Vinícius Pinheiro, dibujaron un sombrío panorama regional.

Efectos negativos de la pandemia en el mercado laboral

En relación con los efectos negativos causados por la pandemia, Bárcena indicó que en el trabajo formal se produjo una reducción de horas trabajadas, la caída de salarios y despidos, mientras que el informal se vio afectado por la disminución del empleo por el distanciamiento, la prohibición de circulación un y un menor acceso a compensaciones de ingreso y la vulnerabilidad de las mujeres.

El informe conjunto de la Comisión y la Organización Internacional del Traajo destaca que el 42,4% del empleo está en sectores muy afectados por las medidas de distanciamiento físico, provocando riesgos muy altos en áreas como el comercio, los restaurantes y las industrias, el alojamiento y las actividades inmobiliarias.

Aumento importante del desempleo….

Tras señalar que se prevé una reducción del 10,3% de las horas de trabajo en el segundo trimestre del año, Bárcena explicó que se espera un aumento en la tasa de desocupación del 11,5% tras crecer un 3,4% estos últimos meses.

"Y esto significa que tendremos 37,7 millones de desocupados. Es decir, que tendremos 11,5 casi 12 millones de desempleados adicionales a 2019. Muy preocupante y, como les digo, cifras que creemos incluso son optimistas para lo que se espera que suceda".

[Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android. O subscríbete a nuestro boletín.]

OIT
Trabajadoras de la construcción.

…. e importante crecimiento de la pobreza

Esto significa que la caída del PIB y el aumento del desempleo generan un impacto muy fuerte en la pobreza y en la pobreza extrema, apuntó Bárcena quien indicó que aumentará en 30 millones el número de pobres pasando de 186 millones a casi 215, el 34,7% de la población latinoamericana, y de 63 millones a 83 millones el número de personas afectadas por la pobreza extrema.

Ante este incremento de ambos tipos de pobreza, la CEPAL propone la creación de un Ingreso Básico de Emergencia (IBE), explicó Bárcena.

"Le hemos llamado Ingreso Básico de Emergencia equivalente a una línea de pobreza. Una línea de pobreza que equivale aproximadamente a 143 dólares del 2010. Y que esto se ponga en marcha durante seis meses para satisfacer las necesidades básicas y sostener el consumo de los hogares que es donde va a estar el gran impacto de la pandemia", afirmó.

Bárcena calculó que el gasto adicional por parte de los Gobiernos del 2,1% del PIB con un objetivo estratégico a largo plazo de implementar un ingreso básico universal mediante mecanismos innovadores de financiamiento.

Es fundamental priorizar la seguridad y la salud en el trabajo

Por su parte, el director regional de la oficina para América Latina y el Caribe de la Organización Internacional del Trabajo, Vinícius Pinheiro, calificó el escenario regional de "aterrador" y que requiere de respuestas muy ambiciosas por parte de los Gobiernos mediante políticas innovadoras que contribuyan a mantener el tejido productivo y el social.

Según Pinheiro, el elemento clave para la reactivación de la economía es priorizar la seguridad y la salud en el trabajo por sectores y de forma gradual mediante una negociación entre trabajadores, empresarios y Gobiernos ya que es "una responsabilidad colectiva".

La recuperación será muy lenta

Interrogada sobre la respuesta de los países a la iniciativa del Ingreso Básico de Emergencia, Bárcena indicó que es muy reciente y que cree que se está "explorando seriamente" ya que "hay muchos países que han instrumentado ingresos de emergencia, pero lo han hecho por un mes, o más bien incluso el primer mes con más recursos, el segundo con menos, etc".

Añadió que la recuperación va a ser muy lenta "por miles de razones", como la falta de una vacuna que nos hará coexistir con el virus por largo tiempo y que provocará cambios profundos en los modelos de trabajo, de organización social, entre otros.

"No va a haber una vuelta a la normalidad como la conocíamos antes, en realidad lo que creemos es que debemos tomar el control, todas las sociedades, para crear un futuro distinto. Seguramente la robotización, la automatización, la digitalización va a ser una realidad y por lo tanto deberíamos ver en como invertir mejor para que la banda ancha sea un bien público global".

Por último, y ante este dilatado tiempo de recuperación destacó la importancia de que se capacite a los trabajadores.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

La ONU recomienda un ingreso mínimo de emergencia para los más vulnerables en América Latina

El efecto de la pandemia de COVID-19 en la economía mundial ha empezado a sentirse y será aún mayor en los próximos meses. En el caso de América Latina, como en otras regiones, la grave desaceleración del crecimiento generará un aumento de la pobreza, la pobreza extrema y la desigualdad, afirma la Comisión dedicada a la economía del subcontinente.

Tras la aparición del coronavirus, ¿ha dejado de ser una utopía la renta básica universal?

Aparte de dejarnos una crisis sanitaria sin precedentes, uno de los efectos colaterales de la pandemia de la COVID-19 es el desastre económico que ha supuesto para un gran número de personas en todo el mundo. Para ayudar a los más vulnerables una alta funcionaria de la llama a los países a proporcionar una renta básica universal a los ciudadanos.