Coronavirus vs. desigualdad

21 Mayo 2020

El virus ha encontrado un terreno favorable para avanzar en un momento en el que más de la mitad de la población mundial carece de servicios sanitarios esenciales y tiene poca o ninguna protección social. Cerca de 100 millones de personas se están viendo empujadas a la pobreza extrema por no poder costear una atención médica.

Las pandemias sacan a la luz las deficiencias de cada sociedad. La desigualdad continua y creciente ya estaba presente en casi todos los países, incluso antes del brote de COVID-19.

Apenas estamos percibiendo las primeras consecuencias económicas y sociales del virus. Las bases de datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo revelan enormes diferencias en la capacidad de preparación y respuesta de los países.

Los países en desarrollo y los que están en situación de crisis sufrirán el mayor deterioro, junto con los grupos que ya de por sí son vulnerables en todo el mundo: las personas que dependen de la economía informal, las mujeres, las personas con discapacidad, los refugiados y desplazados, y los que padecen estigmatización.

Nuestros compañeros del citado Programa nos explican la interacción entre el coronavirus y la desigualdad.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

El coronavirus provoca que el desarrollo humano pueda retroceder por primera vez desde el año 1990

Un nuevo informe del Programa las Naciones Unidas para el Desarrollo advierte del deterioro de las condiciones a nivel sanitario, educativo y de calidad de vida. La pandemia del COVID-19 está, además, ampliando la desigualdad. Solo la implementación de medidas coordinadas basadas en la igualdad podría limitar los efectos de la crisis.

El coronavirus revela con crudeza las desigualdades y puede agravarlas

La pandemia del COVID-19 está exacerbando las desigualdades ya existentes: desde enfermar del virus, hasta mantenerse vivo o padecer las dramáticas consecuencias económicas. Las respuestas políticas deben garantizar que el apoyo llegue a los trabajadores y a las empresas que más lo necesitan.