Mujeres centroamericanas encuentran la seguridad y la fortaleza en un mural

23 Enero 2019

Un proyecto de arte ayuda a las mujeres solicitantes de asilo de El Salvador y Honduras a ser más conscientes de sus derechos y descubrir una nueva familia en México.

Un nuevo mural decora las calles de Tapachula, la ciudad más concurrida del lado mexicano de la frontera con Guatemala. Con matices terrosos vívidos, muestra a una mujer cargando a un bebé en sus brazos, decorado con los nombres de las 24 mujeres del Norte de Centroamérica que lo pintaron, y palabras profundas que capturan sus aspiraciones: amor, confianza, libertad y seguridad.

A principios de diciembre y por un periodo de dos semanas, las mujeres se reunieron para conceptualizar, dibujar y pintar el mural en un proyecto sobre violencia de género apoyado por ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados

“Este mural representa nuestra lucha diaria para seguir avanzando, cuenta nuestras historias”, dijo Manuela, salvadoreña de 48 años, mientras apuntaba con el dedo las palabras que ella decidió pintar en el mural: Levantemos nuestras voces.

Manuela ha estado escapando de las pandillas criminales de El Salvador por cinco años. Cuando no pudo pagar las extorsiones que exigían, que ascendían a los 170 dólares semanales, ella y su madre fueron brutalmente golpeadas. En una de esas aterradoras visitas, su madre murió de un paro cardiaco.

Sola y desesperada, Manuela decidió mudarse a otra ciudad. La pandilla la encontró seis meses después y amenazó con matarla. Ella cayó en un éxodo sin fin de pesadilla dentro de El Salvador, sin pasar más de una semana en cada lugar.

“No hay un lugar seguro en El Salvador”, dijo Manuela.

Lee la historia completa de Manuela

 

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Noticias relacionadas con el tema

Mujeres en la música, silenciadas por la desigualdad de género

Las diferencias entre hombres y mujeres en la industria musical son abismales, especialmente en el ámbito de la música clásica. Discriminadas, subrepresentadas, con sueldos injustos, las mujeres artistas y compositoras quieren salir de la sombra en la que han estado y a la que han sido sometidas desde siempre. Mujeres de todo el mundo luchan por cambiar el paradigma y las voces se están comenzando a escuchar.