El recrudecimiento de la violencia afecta una paz estable en Colombia

6 Julio 2018

La ONU rechaza y condena los asesinatos de los defensores de los derechos humanos y los líderes sociales perpetrados en los últimos meses e insta al Estado a prevenirlos, así como a investigar las muertes ocurridas y proteger a los activistas.

Las Naciones Unidas en Colombia condena “vehementemente” los asesinatos de todos los defensores de los derechos humanos y los líderes sociales. Desde enero de 2016, más de 311 personas han sido asesinadas, según la Defensoría del Pueblo.

En las últimas semanas se ha recrudecido la violencia, lo que según la ONU “afecta las condiciones para una “verdadera paz estable y duradera”.

Los habitantes de las regiones que fueron mayormente afectadas por el conflicto armado son quienes están más vulnerables a las múltiples violaciones a sus derechos colectivos e individuales, principalmente en los departamentos de Antioquia, Arauca, Cauca, Chocó, Córdoba, Nariño, Norte de Santander y Valle del Cauca. Otros territorios también se están viendo afectadas.

La ONU insta al Estado colombiano a reforzar las medidas de prevención, protección e investigación para garantizar el derecho a la vida y la integridad de las y los colombianos en todos los rincones del país”, se lee en el comunicado.

La ONU en Colombia expresó su apoyo, en el marco de sus respectivos mandatos, a las y los defensores de derechos humanos. También reiteró su firme compromiso con las comunidades y su acompañamiento al Estado para garantizar la protección de la vida y consolidar la paz anhelada del país.