El “maratón de sufrimiento” en Siria está lejos de terminar

3 Mayo 2018

La guerra en Siria no ha acabado y esto constituye un motivo de preocupación para los responsables de la ayuda humanitaria de la ONU, que han pedido que no se frene la entrega de fondos, mientras la localidad de Idlib, a la que se está dirigiendo miles de civiles, se convierte en el principal foco de inquietud.

En una rueda de prensa en Ginebra, el enviado especial para Siria, Jan Egeland, ha advertido que, aunque la gente pueda pensar lo contrario, el conflicto está lejos de acabar.

“Tenemos financiados tan sólo el 23 % de los programas humanitarios y estamos ya en mayo”, explicó Egeland, que destacó que “no hay dinero disponible para los actores humanitarios” cuando “gente desesperada y exhausta está llegando a diario a Idlib”.

Ante esa situación, llamó a los países a que no cesen su apoyo “antes de que termine el maratón de sufrimiento”.

Acceso a la población

Durante la guerra en Siria, miles de personas se han visto recluidas en zonas a las que la ayuda humanitaria llegaba con dificultad. 

Hace un año, más de 4,6 de personas vivían en áreas de difícil acceso y 625.000 en zonas sitiadas; hoy, son dos millones y 11.000 personas, respectivamente. Este gran descenso no se ha producido porque la guerra esté llegando a su fin, sino debido a las operaciones militares que se han realizado sobre el terreno.

“Resulta positivo que haya menos gente viviendo en áreas sitiadas, pero cuando esto se consigue a costa de horribles batallas y acuerdos hechos por pequeños grupos de políticos y militares, a menudo las preocupaciones humanitarias se pierden”.

Aún quedan tres áreas sitiadas en Idlib y el antiguo campo de refugiados palestinos en Yarmook, cerca Damasco, adonde continuamente llegan desplazados.

Un transvase de refugiados

Según la Oficina de la Organización para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, los desplazamientos en determinadas áreas de Siria continúan siendo tan numerosos como al principio de la crisis. De hecho, se estima que por cada persona que regresa voluntariamente a su hogar, tres se desplazan de nuevo.

La situación resulta inquietante en zonas como Afrín, el antiguo bastión de ISIS en Al Raqa, Guta Oriental, a las afueras de Damasco, y Yarmouk, en el sur de la capital, donde las Naciones Unidas tienen acceso restringido.

No obstante, Egeland indica que “la preocupación número uno” es Idlib, la localidad que ya alberga dos millones de civiles y a la que están llegando miles de personas a diario, procedentes de Guta Oriental, Yarmouk, Homs y otras partes del país.

“La gente está viviendo al aire libre, en campamentos de desplazados congestionados… hacinados en centros colectivos”, indicó.

Además, Egeland mostró su preocupación por las 40.000 personas que viven en campamentos cerca de Guta Oriental, donde se ha reportado que los civiles carecen de libertad de movimiento, especialmente los hombres de 16 a 65 años.

Los sistemas para evitar la superposición de los combates

El enviado defendió el sistema que emplean las Naciones Unidas para comunicar a las partes beligerantes la localización de los emplazamientos humanitarios.

Más de 660 de estos lugares han pedido a la Organización que transmita sus coordinadas a los Estados Miembros que tengan contingentes operando en Siria. Asimismo, más de 500 de estas solicitudes han tenido lugar este año.

Últimas noticias relacionadas con el tema

ISIS fue expulsado de la ciudad siria de Al-Raqqa, pero los remanentes de la guerra siguen matando

Desde octubre casi 100.000 personas han regresado a la zona, pero las condiciones aún no son propicias para los retornos debido a los altos niveles de municiones sin detonar, el daño infraestructural y la falta de servicios, informó este martes al Consejo de Seguridad el coordinador de la ONU sobre asuntos humanitarios, Mark Lowcock.

La impunidad alienta el uso de armas químicas en Siria

El Secretario General de las Naciones Unidas solicitó este viernes una investigación a fondo sobre el reciente uso de armas químicas en Siria y la necesidad de llegar a un acuerdo para crear nuevo un mecanismo que actúe en estos casos e insistió, como ha hecho en las últimas semanas, en que la situación en Oriente Medio y en el mundo recuerda la de la “guerra fría”.