La ONU pide ejercer “presión moral” para que no se produzca un ataque a Idlib

4 Septiembre 2018

El enviado especial de la ONU para Siria destaca que esa presión serviría para evitar cualquier opción militar drástica y daría más tiempo para entablar discusiones.

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, cree que la reunión que mantendrá la próxima semana con enviados de Rusia, Irán y Turquía será la oportunidad de desbloquear el proceso político dirigido para poner fin al conflicto de Siria.

De Mistura se reunirá los días 10 y 11 de este mes en Ginebra con representantes de los tres países

“Nuestro objetivo es facilitar el establecimiento de un comité constitucional inclusivo y dirigido por los sirios (...) que podría ser el punto de entrada para lo que llamamos un proceso político creíble", explicaba.

En esa reunión se revisarán las listas del gobierno y de la oposición que contienen los nombres de los potenciales miembros del comité que estaría a cargo de una eventual reforma de la Constitución siria.

De Mistura declaró que no puede predecir hasta dónde se va a llegar durante el encuentro, pero indicó que será “elmomento de la verdad”.

Asimismo, invitó a Ginebra a los representantes y enviados especiales de Estados Unidos, Francia, Arabia Saudita, Jordania, Alemania, el Reino Unido y Egipto el 14 de septiembre para informarles y hablar sobre la reunión de los días 10 y 11.

El diplomático declaró que planea explicar ante el Consejo de Seguridad el próximo 20 de septiembre el desarrollo de todos los encuentros y su informe sobre los progresos realizados en la formación del comité constitucional.

Situación humanitaria en Siria

Unas horas más tarde, de Mistura volvió a aparecer ante los medios de comunicación en Ginebra para hablar de la situación humanitaria en el país árabe.

En esta ocasión, el enviado especial instó a los presidentes de Turquía y Rusia a hablar sobre la protección de civiles, tal y como hicieron el año 2016 después de que el Gobierno sirio retomara el control de  Alepo.

"Una llamada telefónica marcaría una gran diferencia, incluso antes de ir a Teherán", dijo a los periodistas, en referencia a la próxima reunión de los líderes en la capital iraní el próximo viernes.

A su vez, recordó una vez más que su principal prioridad es la protección de los civiles “por esa razón hemos de evitar, o limitar al mínimo las acciones militares. Esta es, de lejos, la opción más deseada”.

En este sentido, expresó su preocupación por los seis ataques aéreos que se produjeron en Idlib durante este martes y recordó la llamada de la ONU a los países a ejercer “presión moral” a las partes en conflicto que sirva para “evitar cualquier opción militar drástica y dejar más tiempo para las discusiones”.

De este modo, se mostró satisfecho por las declaraciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, donde advertía al Gobierno sirio sobre cualquier ataque temerario a Idlib que pueda conducir a una posible tragedia humana. “Esto es exactamente lo que queremos evitar”, destacó de Mistura.