Doscientos niños de Sudán del Sur ya no tendrán que tomar las armas a diario

18 Abril 2018

Los grupos armados los han liberado de sus filas tras unas negociaciones apoyadas por UNICEF, que ha destacado que “por cada niño liberado, se marca el comienzo de una nueva vida”. Se espera que sean mil los menores que dejen la guerra en los próximos meses, pero aún quedan 19.000 niños soldados en el país africano.

Unos 112 niños y 95 niñas podrán regresar a sus hogares tras ser desmovilizados por el Movimiento de Liberación Nacional de Sudán del Sur, que en 2016 firmó un acuerdo de paz con el Gobierno y ahora integra sus filas en el Ejército Nacional.

La liberación ocurrió en la comunidad rural Bakiwiri en el estado de Equatoria Occidental. Es la segunda vez este año que grupos armados dejan regresar a su vida normal a los niños. A principios de febrero, más de trescientos fueron liberados en el pueblo de Yambio y ahora se encuentran con sus familias o en centros de atención apoyados por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.

"Ningún niño debería tener que recoger un arma y luchar", dice Mahimbo Mdoe, representante de UNICEF en Sudán del Sur. "Por cada niño liberado, se marca el comienzo de una nueva vida. UNICEF se enorgullece de apoyar a estos niños para que regresen con sus familias y comiencen a construir un futuro mejor ".

Durante una ceremonia los niños fueron formalmente desarmados y vestidos con ropas civiles. Los menores serán examinados por el personal médico y recibirán asesoramiento y apoyo psicosocial como parte del programa de reintegración que lleva a cabo UNICEF.

De soldados a su comunidad

Cuando los menores regresen a sus hogares, se les proporcionará a sus familias tres meses de asistencia alimentaria para apoyar su reintegración inicial. También recibirán formación profesional destinada a mejorar los ingresos familiares y garantizar la obtención de alimentos. Ser incapaz de mantenerse económicamente puede ser un factor clave para que los niños se asocien con grupos armados.

Además de los servicios relacionados con los medios de subsistencia, los niños liberados tendrán acceso a servicios educativos específicos para cada edad en las escuelas y centros de aprendizaje acelerado.

"UNICEF, la Misión de la ONU en Sudán del Sur y los socios gubernamentales han negociado incansablemente con las partes en el conflicto para permitir esta liberación ", declaró Mdoe, "pero el trabajo no se detiene aquí. El proceso de reintegración es delicado y ahora debemos asegurarnos de que los niños tengan todo el apoyo que necesitan para tener éxito en sus vidas ".

A pesar de este progreso, todavía hay alrededor de 19,000 niños que sirven en las filas de las fuerzas y grupos armados en Sudán del Sur. Mientras continúe el reclutamiento y el uso de niños por parte de los grupos armados, se estará violando el derecho internacional.

A medida que se reanuden las conversaciones de paz y se debata el futuro del Gobierno de transición, UNICEF insta a todas las partes en el conflicto a que pongan fin al reclutamiento y liberen a todos los niños en sus filas.

La financiación adecuada para el programa de UNICEF también resulta esencial. Se necesitan 45 millones para apoyar la liberación, la desmovilización y la reintegración de 19.000 niños en los próximos tres años.