El Consejo de Seguridad recuerda que se deben respetar los derechos humanos en el combate a Boko Haram

28 Julio 2015

El Consejo de Seguridad de la ONU expresó gran preocupación hoy por el deterioro de la situación humanitaria en los países de la cuenca del Lago Chad, con cerca de 1,9 millones de personas desplazadas por la violencia de la agrupación extremista Boko Haram.

En una declaración presidencial, el Consejo tomó nota de los esfuerzos de los gobiernos de la región para responder a las necesidades generadas por las acciones de Boko Haram y subrayó la importancia de que el combate a ese grupo se lleve a cabo con apego a las leyes internacionales de derechos humanos.

Los integrantes del órgano de seguridad recordaron que los Estados tienen la responsabilidad primordial de respetar y garantizar los derechos humanos de sus ciudadanos y de las personas que se encuentren en su territorio, de conformidad con el derecho internacional.

“El Consejo de Seguridad reafirma la necesidad de que todas las partes en los conflictos armados respeten los principios humanitarios, la neutralidad, la imparcialidad y la independencia a fin de garantizar la prestación de asistencia humanitaria, la seguridad de los civiles que reciben asistencia y la seguridad del personal humanitario”, apuntó la declaración.

Asimismo, exhortó a los Estados Miembros a facilitar el regreso voluntario, seguro, el reasentamiento o la integración local de los desplazados y los refugiados.

El Consejo también hizo hincapié en la liberación y reintegración de los niños secuestrados por Boko Haram.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android