Desaparecidos: Expertos de la ONU en Argentina

24 Julio 2008

El presidente del Grupo de Trabajo de la ONU sobre Desapariciones Forzadas elogió hoy los esfuerzos del gobierno argentino para hallar e identificar los restos de los desaparecidos de la Guerra Sucia, ocurrida durante la última dictadura militar.

Durante una rueda de prensa en Buenos Aires, Santiago Corcuera subrayó que el Grupo ha recibido cerca de 3.500 casos, y ha logrado esclarecer la suerte de 142 víctimas.

Tan solo el año pasado, el Grupo de Trabajo logró aclarar 55 casos de desaparición forzada, de los que tenemos nosotros registrados, gracias a información proporcionada por el Gobierno. Argentina sí está haciendo un esfuerzo importante en este sentido que queremos `poner de ejemplo para otros países que no están haciendo lo suficiente y algunos de ellos incluso nada”.

Se calcula que entre 1976 y 1983 desaparecieron más de 30.000 personas en Argentina.

Corcuera y otro de los expertos, Saied Khorasani, recolectaron información durante tres días, visitaron antiguos centros de detención, se reunieron con funcionarios gubernamentales, dirigentes de derechos humanos, organizaciones civiles y representantes de familiares de las víctimas.

El experto mexicano encomió la derogación, por inconstitucionalidad, de las llamadas leyes de impunidad, como la de obediencia debida y punto final, que habían sido adoptadas en 1987, así como los indultos de la década de los años 90.

“Aquí en Argentina se están llevando adelante juicios a perpetradores que es importante que se tomen también como ejemplo en otros países que tienen también leyes de amnistía vigentes o que, aunque no tuvieran leyes de amnistía, actúan como si las tuvieran, porque no juzgan a nadie, no castigan a nadie y hacen como si no hubiera sucedido nada”.

Los avances y retrocesos argentinos en materia de impunidad, explicó, condujeron a veinte años de inactividad procesal.

En este sentido, dijo haber recibido manifestaciones de preocupación e incluso frustración por la lentitud con la que marchan los casos judiciales.

“Se están muriendo los perpetradores, y las madres de los desaparecidos están desesperadas en ese sentido. Hay una queja en relación con la lentitud en el proceso judicial, y por eso es que han establecido esta reforma al código de procedimientos para tratar de acelerar la etapa de la apelación, para volverla oral y que se dé mayor celeridad al proceso”.

Otro de los aspectos inquietantes, agregó, es la inseguridad de los testigos, defensores, fiscales, jueces y organizaciones involucradas en la investigación de casos de desapariciones forzadas.

Dijo que los expertos reflexionarán sobre este punto y harán recomendaciones al gobierno argentino.

A partir de este jueves, el Grupo de Trabajo celebra una sesión de tres días en Buenos Aires para determinar los casos que aceptará y que provienen de 31 países.

Es la primera vez que se reúne en Argentina, una nación cuya historia en desapariciones contribuyó a que se creara esa instancia.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.