FAO urge a gobiernos a tomar medidas contra el hambre

22 Noviembre 2005

El hambre y la desnutrición matan a seis millones de niños al año, una cifra equivalente a toda la población en edad preescolar de Japón, alertó hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en la presentación de su último informe anual sobre el estado de la inseguridad alimentaria en el mundo.

La mayoría de esos niños mueren a causa de enfermedades infecciosas curables, como diarrea, neumonía, paludismo y sarampión. Según los expertos de la FAO, los menores podrían superar estos padecimientos si sus cuerpos y sus sistemas inmunitarios no estuvieran debilitados por el hambre y la desnutrición.

Además, estos dos factores figuran entre las causas más profundas de la pobreza, el analfabetismo, la enfermedad y la alta mortalidad en los países en desarrollo, agregó el estudio.

“El progreso hacia la reducción de la proporción de personas hambrientas en los países en desarrollo a la mitad para el año 2015 ha sido muy lento y la comunidad internacional está lejos de conseguir las metas que se había marcado y los compromisos incluidos en los Objetivos de Desarrollo del Milenio y la Cumbre Mundial de la Alimentación”, aseguró el director genera de la FAO, Jacques Diouf.

De mantenerse el ritmo actual de reducción de la pobreza en las distintas regiones en desarrollo, únicamente América del Sur y el Caribe alcanzarán la meta marcada en los Objetivos del Milenio de reducir a la mitad el porcentaje de personas hambrientas.

La región de Asia y el Pacífico tiene también posibilidades de alcanzar los Objetivos si se logra incrementar ligeramente el ritmo de los avances en los próximos años. En el Cercano Oriente y África del Norte la prevalencia del hambre es baja, pero está aumentando en lugar de disminuir.

En África subsahariana, el índice de desnutrición ha disminuido muy lentamente, aunque el ritmo del progreso realizado era ligeramente mejor en la década de los años 90 de lo que es hoy. Para poder alcanzar las Metas del Milenio será necesario acelerar considerablemente ese ritmo.

“Todavía podemos alcanzar la mayor parte de los Objetivos del Milenio, incluso todos, pero sólo será posible si se redoblan los esfuerzos y se hacen más eficaces. Para reducir el número de hambrientos, es preciso dar prioridad a las zonas rurales y a la agricultura como principal fuente de los medios de subsistencia rurales”, puntualizó el líder de la FAO..

Según las últimas estimaciones de la Organización, en el mundo existían 852 millones de personas desnutridas en el periodo 2000-2002. Esta cifra incluye 815 millones de personas en países en desarrollo, 28 millones en países con economías de transición y 9 millones en las naciones industrializadas.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.