PNUMA advierte amenazas a Islas del Caribe

10 Enero 2005

La contaminación proveniente de cruceros, barcos petroleros y otras embarcaciones se encuentra entre las amenazas crecientes en contra de la salud y bienestar de las islas y países pobres del Caribe, de acuerdo con un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Como antecedente, la región cuenta con un promedio de 50.000 embarcaciones que visitan la zona anualmente, con 14,5 millones de turistas al año, y posee uno de los más intensos tráficos marítimos en el mundo.

Otras preocupaciones se centran alrededor del gran incremento de deshechos provenientes de hogares e industrias, los cuales contaminan la tierra, abastecimientos de agua dulce subterránea y aguas costeras. Por ejemplo, sólo el 13% de la población de Santa Lucía está conectada a un sistema de drenaje.

La reducción de cantidades de agua dulce para beber y para uso agrícola se ha convertido en una preocupación para muchas islas. Algunos países en el Caribe oriental, como Antigua y Barbuda, Barbados y San Cristóbal y Nieves, están calificados oficialmente como “escasos de agua”.

El turismo con hoteles de lujo y campos de golf puede intensificar los problemas. Los resorts usan un promedio de cinco a diez veces más agua comparados con áreas residenciales en el Caribe.

Entre los diversos impactos potenciales, el cambio climático podría agravar la escasez de agua. Los expertos predicen que la lluvia en el Caribe oriental declinará en un 4% dentro de los próximos años, a menos que haya cortes drásticos en las emisiones de los gases de efecto invernadero.

Se estima que el 70 % de la población del Caribe vive en ciudades, pueblos y villas localizadas en áreas costeras bajas vulnerables, las cuales están amenazadas por el incremento en el nivel de las aguas y por la creciente frecuencia e intensidad de las tormentas y huracanes. En 2004, varios Pequeños Estados Insulares en Desarrollo del Caribe experimentaron una devastación severa, pérdidas de miles de vidas y millones de dólares en daños debido a los intensos huracanes.

Asimismo, especies ajenas invasoras, transportadas a la región por medio de las aguas de lastre de los barcos o en las importaciones, tales como productos de hortícola, también pueden amenazar la existencia de especies de plantas y animales nativos, que con frecuencia no se encuentran en ningún otro lugar de la Tierra.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android