Siria

IOM / Muse Mohammed
Los niños de Siria ni siquiera conocen el significado de la palabra paz

Virginia Gamba, representante  del Secretario General sobre niños en conflicto armado, ante el Consejo de Seguridad el 27 de julio de 2018. 

Desde marzo de 2011, Siria sufre los horrores de un conflicto que obligado a más de la mitad de la población a abandonar sus hogares. Se estima que 5 millones de personas se han refugiado en otros países, mientras 6 millones se han desplazado dentro del territorio sirio. Las Naciones Unidas trabajan sin descanso para mitigar el sufrimiento del pueblo sirio y lograr que las partes en conflicto acuerden terminar con la guerra.

Situación humanitaria

Una niña carga leña para su familia en la ciudad asediada de Ghouta oriental, en Siria. Foto: UNICEF / Al Shami

 

Tras más siete años de conflicto, los civiles sirios continúan soportando la peor parte de la destrucción y el desprecio por la vida que acarrean las guerras. Algunas cifras de la Oficina de Coordinación Humanitaria iluminan la magnitud del sufrimiento

  • 6,5 millones de sirios se han convertido en refugiados
  • 6,1 millones se han desplazado dentro del país
  • 13,1 millones de personas necesitan protección
  • 670.000 personas han retornado al país

A pesar de los enormes desafíos que la entrega de ayuda humanitaria plantea, las agencias de Naciones Unidas han conseguido llevar ayuda humanitaria a casi cinco millones de sirios en 2018.  (Más datos)

Una resolución del Consejo de Seguridad autorizó en 2014 a cruzar las fronteras de los países vecinos para llevar ayuda a Siria. Desde entonces, más de 467 convoyes, o casi 4 a la semana de media, han entrado al país para llevar ayuda. Sin embargo, desde finales de 2017 el gobierno sirio ha bloqueado repetidamente el acceso a las personas que se hallan en las zonas controladas por la oposición.

La ONU ha pedido a las autoridades sirias y a los grupos rebeldes e islamistas que permitan acceso inmediato y sin restricciones al suroeste del país, donde prosiguen los combates.

Unos 182.600 sirios permanecen desplazados en las gobernaciones de Deraa, Al Quneitra y Al Sueida tras semanas de crecientes ataques.

Solo una franja de tierra cerca del Golán permanece bajo control de un grupo armado no estatal, mientras que más al sur, hacia la frontera jordana, predomina en una zona de 200 kilómetros el llamado Ejército Jaled Bin Walid, vinculado a ISIS. En esta zona fronteriza viven unos 55.000 civiles, que no pueden salir porque el grupo islamista se lo impide. Además, unos 100.000 sirios en la zona del Golán necesitan asistencia humanitaria, pero el acceso es restringido.

 

El papel de las Naciones Unidas

 

  • El Consejo de Seguridad toma la iniciativa política en Siria. En 2017, el órgano de quince miembros trató treinta y tres veces el tema de Siria en consultas oficiosas, convirtiéndose en el más recurrente. Desde 2012, el Consejo ha adoptado veintitrés resoluciones sobre Siria o relacionadas en gran medida con el país.
  • Las Naciones Unidas han convocado ocho rondas de conversaciones entre los grupos sirios para encontrar una solución política al conflicto.
  • En 2017, los convoyes humanitarios de las Naciones Unidas llegaron a 820.200 personas dentro de Siria.
  • El Plan Regional para los Refugiados y la Resiliencia dirigido por la ONU para 2018-2019 pide 4400 millones para apoyar a los cinco millones de refugiados sirios que se encuentra en los países vecinos y cerca de cuatro millones de miembros de las comunidades de acogida.
  • La Organización Mundial de la Salud y sus socios entregaron unos catorce millones de tratamientos en toda Siria.
  • En 2017, la Organización llevó a cabo operaciones para vacunar a 2,5 millones de niños contra la polio y 4,8 millones contra el sarampión.
  • En diciembre de 2017, el Fondo de Población de las Naciones Unidas apoyó 19.454 entregas, incluidas las 8746 cesáreas, dentro de Siria.
  • En 2018, UNICEF y sus socios planean escolarizar a 2,2 millones de niños de entre cinco y diecisiete años.
  • El Consejo de Derechos Humanos investiga todas las violaciones del derecho internacional desde marzo de 2011 a través de Comisión Internacional Independiente de Investigación.

La respuesta humanitaria

Cerca de 250.000 personas han muerto y alrededor de un millón han sido heridas desde el inicio del conflicto en 2011. La ONU ha verificado la muerte de 7000 niños en Siria, aunque la cifra real puede alcanzar los 20.000. Más de la mitad de los sirios han abandonado sus hogares, algunos en varias ocasiones, provocando la mayor crisis de desplazamiento en el mundo. Las violaciones y abusos contra los derechos humanos continúan sucediendo en un contexto de inseguridad generalizadas e independientemente del derecho internacional, el derecho internacional humanitario y las leyes sobre derechos humanos. Las Naciones Unidas trabajan con sus socios para proporcionar asistencia humanitaria a aquellos que la necesitan.

  • Coordinación de Asuntos Humanitarios: OCHA.
  • Infancia: UNICEF.
  • Seguridad alimentaria: FAO y PMA.
  • Refugiados: ACNUR.
  • Salud: OMS.
  • Patrimonio mundial: UNESCO.

Uso de armas químicas

UNICEF/Giovanni Diffidenti
Unos niños de camino a su escuela temporal en la ciudad de Maarat al-Numaan, dentro de la provincia de Idlib.

 Organización para la Prohibición de las Armas Químicas 

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ)   está investigando las denuncias del uso de armas químicas en Siria y presentará un informe próximamente. 

La mayoría de las denuncias involucran el uso de químicos tóxicos como el cloro, en áreas bajo el control de la oposición y que el gobierno sirio intenta recuperar.

“Si estos informes concluyen que hubo un uso, o uso probable de armas químicas en cualquiera de estos supuestos incidentes, nuestra obligación de ejercer una respuesta significativa ante la situación se intensificará aún más. Es mi esperanza y la del Secretario General que esa repuesta favorezca la unidad y no la impunidad”, dijo la responsable de la OPAQ al Consejo de Seguridad

Comisión Internacional Independiente de Investigación sobre Siria

La Comisión Internacional Independiente de Investigación sobre Siria, establecida por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU,  ha documentado 33 ataques con armas químicas en Siria, 27 perpetrados por las autoridades de ese país.

“En varias ocasiones el gobierno utilizó armas químicas en áreas controladas por la oposición, incluyendo Khan Shaykhun, Idlib, el 4 de abril. Tenemos mucha evidencia, incluyendo 43 entrevistas con víctimas, testigos, rescatistas, médicos y personas que visitaron el lugar del ataque; así como fotos satelitales”, aseguró Paulo Pinheiro, presidente de la Comisión ante la prensa en Ginebra. Ese ataque dejó a más de 80 personas muertas, la mayoría mujeres y niños.

Entre marzo y julio de 2017, el gobierno sirio habría llevado a cabo otros tres ataques de esta naturaleza en Idlib, Hama y el este de Ghouta. La comisión pidió a las autoridades sirias “poner fin de inmediato” al uso de este tipo de armamentos.

Mecanismo de Investigación 

El Mecanismo de Investigación, un panel conjunto entre la ONU y la OPAQ  aseguró que el gobierno de Siria y el grupo terrorista ISIS usaron armamento químico en los dos ataques que investigó.

  • ISIS usó gas mostaza en un ataque en la localidad de Umm Hawsh el 15 y 16 de septiembre de 2016
  • El gobierno sirio usó gas sarín en  Khan Shaykun, en la provincia de Idlib el 4 de abril de 2017

El mandato del Mecanismo finalizó en noviembre y Rusia vetó  una resolución del Consejo de Seguridad para extenderlo. 

El Mecanismo de Investigación fue creado en 2015 a instancias de Rusia y Estados Unidos. 

Negociaciones

Violaine Martin
El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura.
El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura., by Violaine Martin

Conversaciones inter-sirias en Ginebra

Es un proceso que, bajo auspicios de Naciones Unidas, busca una solución dialogada al conflicto sirio.

Participan el Gobierno sirio, una delegación de la oposición, encabeza por la llamada Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), y el mediador de la ONU, Staffan de Mistura.

Hasta ahora, se han celebrado nueve rondas de conversaciones. La última estuvo centrada en intentar avanzar para elaborar una nueva Constitución para Siria.

Esas conversaciones tienen como hoja de ruta la resolución 2254 del Consejo de Seguridad.

Conversaciones en Astaná.

Las consultas de Astaná, promovidas por Rusia, Turquía e Irán, que actúan como garantes del proceso de paz en Siria, comenzaron en enero de 2017 con el objetivo de consolidar el alto el fuego y preparar el camino para una solución política de la guerra en el país árabe.

En el marco de estas negociaciones, los países participantes acordaron crear cuatro zonas de seguridad temporales en Siria para lograr un cese de las hostilidades entre las fuerzas gubernamentales y los grupos rebeldes.

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, anunció el 31 de julio de 2018 que mantendrá consultas formales con Irán, Rusia y Turquía a principios de septiembre en Ginebra, a fin de "ultimar el comité constitucional" para Siria, que deberá redactar una nueva Constitución.  De Mistura también se reunió con el Gobierno sirio con el que hubo un "intercambio de ideas útil sobre los diferentes aspectos del proceso político, según la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de 2015". 

La última ronda tuvo lugar en julio de 2018 en Sochi Rusia. Las nueve rondas anteriores se celebraron en la capital de Kazajistán, por lo que las negociaciones con Rusia, Irán y Turquía se conocen como el formato de Astaná.

Congreso de Diálogo Nacional Sirio en Sochi, Rusia

El Congreso fue convocado por Rusia, que invitó a los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, así como a delegaciones de países con intereses e influencia en Siria, como Egipto, Jordania, Irak, Kazajistán, Líbano y Arabia Saudí.

La organización que agrupa a las principales facciones rebeldes en el país, la Comisión Suprema para las Negociaciones, no asistió, ni tampoco lo hicieron las milicias kurdas del YPG

En el Congreso se acordó la creación de una comisión constitucional, integrada por representantes del gobierno, la oposición y elementos independientes sirios, que será la encargada de introducir enmiendas a la Carta Magna del país árabe.

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, anunció el 31 de julio de 2018 que mantendrá consultas formales con Irán, Rusia y Turquía a principios de septiembre en Ginebra, a fin de "ultimar el comité constitucional" para Siria, que deberá redactar una nueva Constitución. 

 

 

 

Derechos humanos

© UNICEF/UN013175/Al-Issa
El conflicto en Siria cumplió siete años con cientos de miles de muertes, millones de desplazados y gran destrucción.

Los civiles sirios no solo han sido víctimas involuntarias de la violencia, sino que a menudo han sido objeto de ataques deliberados con medios y métodos de combate ilícitos. Miles de personas han sufrido detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas, torturas y violencia sexual y de género.

Los reiterados ataques a centros médicos, escuelas y mercados han diezmado la infraestructura civil básica. La ayuda humanitaria se ha instrumentalizado como arma de guerra; el asedio y la denegación de asistencia vital se han utilizado para obligar a las comunidades civiles y a las partes en el conflicto, por igual, a rendirse o morir de hambre. A pesar de estas numerosas violaciones, las víctimas sirias han sido objeto de una absoluta denegación de justicia.

La ONU cuenta con varias herramientas para investigar los abusos de los derechos humanos en Siria. 

Mecanismo Internacional, Independiente e Imparcial (IIIM)

Conocido como IIIM, por sus siglas en inglés, el "Mecanismo internacional, independiente e imparcial para la ayuda en la investigación y enjuiciamiento de los responsables de los crímenes más graves bajo el derecho internacional cometidos en la República Árabe Siria desde marzo de 2011", está construyendo expedientes sobre las muertes en Siria. 

El IIIM, creado por la Asamblea General de la ONU en diciembre de 2016 con una votación de 105 a 15 en contra y 52 abstenciones, trabaja con la Comisión de Investigación (CoI) de la ONU en Siria para "recolectar, consolidar, preservar y analizar evidencia relacionada con violaciones y abusos de los derechos humanos".

En su primer informe,  el mecanismo delinea sus objetivos , pero señala que  "se ve obligado a depender de las contribuciones voluntarias para financiar sus actividades". El presupuesto estimado para 2018 es de aproximadamente 14 millones de dólares. Hasta el 31 de enero, los Gobiernos de la ONU habían prometido otorgar cerca de 10 millones de dólares, según el informe, y entregado hasta la fecha 7,6 millones.

Comisión Internacional Independiente de Investigación sobre Siria

La Comisión Internacional Independiente de Investigación sobre Siria fue creada por el Consejo de Derechos Humanos para investigar las violaciones de derechos humanos cometidas en Siria desde 2011. 

En junio de 2018, presentó un informe sobre los crímenes cometidos en Guta Oriental. La comisión asegura que las fuerzas sirias y los grupos armados y organizaciones terroristas cometieron "crímenes de guerra y contra la Humanidad" durante el asedio y la batalla final por el control de la región siria de Guta Oriental, antiguo feudo opositor en las afueras de Damasco. El asedio a Guta Oriental duró cinco años, de 2013 a 2018, y fue "el más largo de la historia moderna", recalcaron. 

En otro informe sobre violencia sexual en Siria, la Comisión aseguró que  las fuerzas del gobierno arrestaron arbitraria e ilegalmente a miles de personas que protestaban y apoyaban a grupos opositores. Las mujeres y niñas eran humilladas y violadas durante las interrogaciones. Los hombres y niños, violados con objetos y torturados.

La violencia sexual llevada a cabo por las fuerzas del gobierno y las milicias que les apoyan eran “parte de ataques generalizados y sistemáticos” contra la población civil y constituyen crímenes contra la humanidad. Los grupos armados ocasionalmente también han abusado sexualmente de niñas y mujeres, lo que es un crimen de guerra.

En marzo de 2018, la Comisión denunció que las víctimas sirias han sido objeto de una absoluta denegación de justicia. 

Noticias relacionadas