Pasar al contenido principal

Lewis Hamilton apoya la campaña en favor de la educación para los refugiados

Niños desplazados en Siria. Los pequeños afectados por crisis carecen de una educación adecuada.
© UNICEF/Ali Haj Suleiman
Niños desplazados en Siria. Los pequeños afectados por crisis carecen de una educación adecuada.

Lewis Hamilton apoya la campaña en favor de la educación para los refugiados

Cultura y educación

Un nuevo estudio de ACNUR revela que los estudiantes que ostentan la condición de refugiados requieren apoyo internacional urgentemente y señala que invertir en educación es invertir en desarrollo, derechos humanos y paz. El llamado cuenta con el respaldo del siete veces campeón mundial de Fórmula 1, Lewis Hamilton.

Un informe de la Agencia de la ONU para los Refugiados, que contiene datos recabados en más de 40 países, hace patente la brecha que existe a nivel de matriculación en todos los niveles educativos entre los estudiantes refugiados y sus homólogos nacionales.

Aunque la media de matriculación en la escuela primaria se mantuvo relativamente estable durante el actual curso académico con un 68%, el registro escolar a nivel secundario, un tipo de educación que históricamente ha sido de difícil acceso para los refugiados, disminuyó de forma pronunciada a un 37%.

Sin embargo, se observan mejoras al alza en la educación terciaria que pasa del 1% hace un par de años al actual 6%. Asimismo, el organismo confía en llegar a la meta del 15% el año 2030.

El informe anual sobre educación de la Agencia se publica unos días antes del inicio de la Cumbre sobre la Transformación de la Educación, que tendrá lugar en la Asamblea General de la ONU, que se celebra del 16 al 19 de septiembre y en la que se prevé la participación de numerosos líderes mundiales.

Lewis Hamilton apadrina la iniciativa

El heptacampeón del mundo de Fórmula 1 Lewis Hamilton, que aboga por una mayor igualdad, justicia y diversidad tanto en la educación como en los deportes de motor, comentó estar orgulloso de prestar su voz a la campaña.

“La educación no solo amplía los horizontes de las personas y les presenta oportunidades a las que de otro modo no podrían soñar con acceder. Además, contrarresta los efectos perjudiciales de la injusticia sistémica”, comenta el as del volante en el epílogo del informe.

“Y no se trata solo de crear mejores oportunidades de vida para los jóvenes y ayudarles a encontrar su propósito en la vida y a labrarse su propio futuro. Se trata de las reacciones en cadena que esto tiene: mayor diversidad en posiciones de liderazgo e influencia, en el mundo del trabajo, en el deporte, en la cultura y la política”, especificó.

Como indica el título del estudio “Inclusión educativa”, el informe muestra ejemplos de jóvenes refugiados de Sudán, Ucrania, Kenia y Myanmar que han aprovechado diversas oportunidades educativas a pesar del desplazamiento forzado y de los múltiples desafíos que supone adaptarse a circunstancias nuevas o distintas.

Niños en una clase de ciencia en una escuela de Bol, una localidad de Chad afectada por el conflicto.
UNICEF Chad/Nancy Ndal-lah
Niños en una clase de ciencia en una escuela de Bol, una localidad de Chad afectada por el conflicto.

 Hay que cerrar la brecha entre talento y oportunidades

Durante la presentación del informe, el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, señaló que recientemente muchos países han logrado avances al incluir a los estudiantes refugiados en sus sistemas nacionales de educación.

“Ahora tenemos que acompañar estas políticas con una financiación considerable y sostenida en el tiempo, además de exponer sus ventajas”, indicó Grandi.

“La frase ‘El talento es universal; las oportunidades, no’ describe con precisión la realidad para millones de niños, niñas y jóvenes refugiados. Debemos cerrar el enorme abismo existente entre talento y oportunidad”, destacó.

La Agencia de la ONU para los Refugiados insta a incluir a las personas refugiadas en los sistemas nacionales de educación en varias etapas: desde el comienzo de las emergencias humanitarias, en las situaciones prolongadas de desplazamiento y en el desarrollo de planes a largo plazo.

Esta petición requeriría más apoyo para capacitar y cubrir el salario del personal docente, la construcción de nuevas infraestructuras, material de enseñanza-aprendizaje adecuados y relevantes, medios de transporte desde y hacia las escuelas, facilitar el acceso a las certificaciones y a los exámenes, así como cerrar la brecha digital que afecta a las personas refugiadas.

Invertir en educación es invertir en desarrollo, derechos humanos y paz”, indicó Grandi. “Ha llegado el momento de invertir en el futuro de los seres humanos, es decir, en incipientes constructores, creadores y pacificadores”.

El alto comisionado precisó que “en el caso de las personas refugiadas se trata de invertir en aquellos que van a reconstruir sus países de origen cuando puedan volver a casa en condiciones seguras”.