“Una sentencia de prisión inmerecida”: miles de marineros atrapados en el mar o en casa por las restricciones del COVID-19

6 Enero 2021

Cientos de miles de marineros han estado a bordo de sus barcos durante muchos meses más de lo planeado, varados en el mar debido a las restricciones de viaje de COVID-19. Otros, estaban encallados en sus casas. Seis meses después de que se conociera el problema por primera vez, muchos de ellos todavía están luchando por hacer frente a la incertidumbre actual.

A lo largo del año, la industria del transporte marítimo ha logrado mantenerse a flote, permitiendo el transporte de alimentos, medicinas y otros bienes esenciales por todo el mundo, para abastecer los estantes incluso durante los cierres más estrictos impuestos por la pandemia de COVID-19.

Sin embargo, muchos marinos se vieron obligados a permanecer en el mar durante varios meses más de lo previsto, a veces durante más de un año: a finales de 2020, la Organización Marítima Internacional estimó que unos 400.000 marinos de todo el mundo todavía estaban en sus barcos, sin poder ser repatriados, aunque sus contratos habían terminado.

 Se cree que otros 400.000 estaban encallados en sus casas sin poder salir a trabajar debido a las restricciones impuestas por la pandemia, no pueden unirse a los barcos y mantener a sus familias.

No nos inscribimos en esto

La salud mental de la gente de mar se ha puesto a prueba, dijo a Noticias ONU en julio Matt Forster, un ingeniero jefe inglés, que trabaja principalmente en un petrolero en Oriente Medio y Asia. Su contrato estaba muy atrasado en ese momento y estaba teniendo dificultades para hacer frente a la separación de sus dos hijos pequeños.

"He hecho contratos largos antes, pero esto es diferente", dijo. “Tiene un efecto psicológico, ya que no se vislumbra un final. Afecta mucho más la vida familiar. Mis hijos siempre me preguntan cuándo regreso a casa. Es difícil explicárselo”.

Forster está ahora de regreso en Inglaterra, reunido con sus hijos, pero su experiencia lo ha hecho pensar dos veces sobre la elección de su carrera profesional. “Queríamos ir a trabajar, aportar nuestro granito de arena y luego volver a casa. No nos apuntamos a lo que parecía una pena de prisión no deseada”, dice.

“No quiero volver si me voy a quedar estancado de nuevo por otros seis meses. Y no soy solo yo: muchos otros marineros de todo el mundo sienten lo mismo. Va a hacer que la gente abandone la industria", agregó.

Tenemos derechos como seres humanos

La Organización Marítima Internacional ha descrito la difícil situación de la gente de mar este año como una violación de los derechos humanos. Hablando en el Día de los Derechos Humanos, en diciembre, el director de la agencia, Kitack Lim, rindió homenaje a los “trabajadores marineros de primera línea” e invitó a los países a garantizar que sus derechos a condiciones de trabajo seguras y decentes sean reconocidos, respetados y protegidos.

Hedi Marzougui, un capitán estadounidense, se hizo eco del llamado de Lim y expresó su preocupación por la tensión de salud mental ejercida sobre las tripulaciones por el período prolongado a bordo.

"Cuanto más tiempo te quedas ahí, más fatigado te sientes físicamente. Las horas, las semanas y los meses empiezan a acumularse, te cansas mucho y no estás tan listo", dijo, y agregó que el agotamiento puede provocar accidentes.

"También tenemos derechos como seres humanos, tenemos familias propias. Tenemos una vida a la que regresar", agregó el capitán Marzougui. "No somos robots, no debemos ser vistos como ciudadanos de segunda clase".

Apoyando a los trabajadores esenciales

OMM
La Organización Marítima Mundial ha pedido a los Gobiernos que reconozcan a la gente del mar como trabajadores esenciales.

Durante varios meses, la agencia de la ONU ha estado presionando para que todos los gobiernos clasifiquen a la gente de mar y otro personal marítimo como "trabajadores esenciales" y, en diciembre, unos 45 países lo habían hecho, lo que facilitará que se realicen cambios de tripulación en condiciones de seguridad, pero esto todavía deja a los trabajadores de muchos países sin la misma protección.

Durante la pandemia, el Equipo de Acción de Crisis de la Gente de Mar de la Organización Marítima Internacional ayudó a miles de marineros angustiados por las condiciones desesperadas en las que se encontraban, defendiendo sus derechos a unas condiciones de trabajo dignas, a un acceso a la atención médica en tierra y a la repatriación.

La Asamblea General de la ONU también ha pedido a los Estados que designen a la gente del mar y otro personal marítimo como trabajadores clave, en una resolución adoptada el 1 de diciembre.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

Bachelet: Los derechos humanos son la vacuna contra el hambre, la pobreza, la desigualdad y el cambio climático

La COVID-19 se ha cebado en las fragilidades de nuestras sociedades, exponiendo todos nuestros fracasos a la hora de construir sociedades justas, asegura la responsable de la ONU para los derechos humanos, que ha reprochado a los líderes mundiales haber politizado la pandemia, creado la división y alentado teorías conspirativas. Para ella, un futuro mejor es posible, pero solo si existe la voluntad política de poner nuestro dinero donde más se necesita, no donde se quiere.

El transporte marítimo es crucial para lograr un planeta sostenible

En el día dedicado al medio marítimo, el titular de la ONU recuerda que más del 80% del comercio mundial usa esa vía y destaca la labor de la gente de mar, que ha seguido trabajando arduamente durante la pandemia de COVID-19 para mantener activa la cadena internacional de suministros vitales.