La COVID-19 provoca un fuerte descenso de los niveles de reasentamiento de refugiados

19 Noviembre 2020

La Agencia de la ONU para los Refugiados se enfrenta a un nivel lamentablemente bajo de plazas de reasentamiento para todo el año, con una cantidad inferior a las 50.000 personas. Esta situación se vio todavía más afectada por el hecho de que la COVID-19 retrasó las salidas y detuvo los programas de reasentamiento de algunos Estados.

El número de refugiados reasentados durante 2020 va en camino de batir récords negativos a la baja, alertó este viernes el organismo de la ONU encargado de los refugiados. Las cifras actuales de reubicación se encuentran en uno de los niveles más exiguos que se han visto en casi dos décadas.

De acuerdo con los últimos que baraja la Agencia de la ONU para los Refugiados, entre enero y finales de septiembre de este año solamente se reasentó a 15.425 refugiados en comparación con los 50.086 reasentamientos que se produjeron durante el mismo periodo del año anterior.

La Alta Comisionada Auxiliar para Protección, Gillian Triggs, analizó esta preocupante situación y deploró los bajos niveles de reasentamiento.

“Nos enfrentamos a un nivel lamentablemente bajo de plazas de reasentamiento para todo el año, con una cantidad inferior a las 50.000 personas, y esta situación se vio todavía más afectada por el hecho de que la COVID-19 retrasó las salidas y detuvo los programas de reasentamiento de algunos Estados”.

La Agencia insta a los Estados a reubicar el mayor número posible de refugiados en 2020 para no perder esas oportunidades de reasentamiento, y que mantengan las cuotas para 2021.

"Las tasas actuales apuntan a uno de los niveles más bajos de reasentamiento presenciados en casi dos décadas. Esto es un golpe para la protección de los refugiados y para la capacidad de salvar vidas y proteger a los que están en mayor riesgo", afirmó Triggs.

A la par, algunos países han establecido o ampliado su capacidad para aplicar modalidades de tramitación flexibles y están gestionando con seguridad los viajes de reasentamiento con los protocolos recomendados en vigor. La Agencia alienta a otros países a seguir los pasos de estas naciones.

“La ampliación de los canales de protección legales y seguros, como el reasentamiento, ayuda a salvar las vidas de los refugiados y reduce el hecho de que tengan que emprender viajes peligrosos por vía terrestre o marítima”, destacó.

El impacto de la COVID-19 en los refugiados del Líbano

Como ejemplo de esta delicada situación cabe destacar que la pandemia paralizó la evacuación de refugiados desde Libia hacia terceros destinos del 12 de marzo al 15 de octubre.

Unos 280 refugiados, que previamente habían sido trasladados a espacios de acogida de emergencia en Níger y Rwanda, se encuentran a la espera de que los reubiquen a otros países, mientras que 354 personas están a la espera de las decisiones de otros países de reasentamiento.

En el otro lado de la balanza se encuentran nueve países que, una vez finalizadas las medidas de confinamiento, reasentaron a 1027 refugiados entre agosto y septiembre, 138 de ellos a España.

La pandemia no ha detenido las operaciones de reubicación de la Agencia que sometió a consideración de los Estados los expedientes de reasentamiento de más de 31.000 personas refugiadas.

La mayoría de los refugiados reasentados durante 2020 son sirios -41%-, seguidos por los congoleños -16%-. El resto de ellos proceden de 47 países entre ellos Iraq, Myanmar y Afganistán. Muchas de estas personas fueron víctimas de violencia o tortura, son mujeres o niños en situación de riesgo o precisan otro tipo de protección.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

La trata de mujeres y niñas se extiende al ciberespacio por medio de las redes sociales

Un grupo de expertos en derechos humanos advierte que los traficantes de mujeres y niñas no se limitan a los medios convencionales sino que recurren a las herramientas digitales para reclutar a sus víctimas. “La trata es un crimen de género vinculado a la explotación sexual”, señala el comité y exhorta a los gobiernos a tomar todas las medidas necesarias para eliminar ese flagelo.

Sin trabajo ni remesas, los migrantes latinoamericanos y sus familias pasan hambre en la pandemia

Para fines de 2021, al menos 33 millones de personas más pasarán hambre en todo el mundo debido a la disminución del dinero que envían los migrantes por la crisis económica del COVID-19. Dos agencias de la ONU recalcan que la pandemia no se trata de una crisis temporal, sino de una profunda disrupción que cambiará los patrones de migración durante años. Los Gobiernos deben tomar medidas para proteger a los más vulnerables.