El uso de la fuerza no acabará con la crisis política en Iraq

30 Enero 2020

De octubre a la fecha, más de 460 personas han sido asesinadas en el contexto de las protestas y la violencia que tiene lugar en Iraq. La representante especial para ese país insta a las autoridades a respetar los derechos de los manifestantes y subraya la urgencia de superar el estancamiento político e implementar reformas sustanciales para fomentar la confianza de la ciudadanía.

“La pérdida continua de vidas y el baño cotidiano de sangre en Iraq es intolerable”, dijo este jueves la representante especial del Secretario General para ese país frente a las informaciones que dan cuenta de al menos 467 manifestantes asesinados y más de 9000 heridos a partir del 1 de octubre.

En un comunicado, Jeanine Hennis-Plasschaert afirmó que el uso de la fuerza cuesta vidas preciosas y no pondrá fin a la crisis, por lo que urgió a las autoridades a proteger los derechos humanos de quienes se manifiesten pacíficamente y subrayó la necesidad imperiosa de superar el actual impasse político y llevar adelante la instrumentación de reformas sustanciales que beneficien al país.

La enviada de la ONU indicó que las fuerzas de seguridad iraquíes utilizan cada vez más munición real y que individuos armados no identificados suelen disparar a los manifestantes, además de que se llevan a cabo asesinatos selectivos de activistas a un ritmo alarmante. “Los responsables de estos crímenes deben rendir cuentas ante la justicia”, apuntó.

Es el momento de restaurar la confianza dejando de lado los partidismos y actuando en el mejor interés del país y del pueblo. 

Advirtió que un clima de miedo y desconfianza agudizará el deterioro de la situación y llamó a remplazar la indecisión con la búsqueda real de soluciones para lograr una sociedad y un Estado más resilientes.

“Iraq no puede permitirse la actual violencia represiva ni la parálisis política y económica”, enfatizó Hennis-Plasschaert.

Monitoreo de los derechos humanos

Los datos de la oficina de derechos humanos de la Misión de Asistencia de la ONU en Iraq reportan que sólo del 17 de enero a la fecha se han documentado al menos 19 manifestantes muertos y más de 400 heridos por las fuerzas de seguridad en las ciudades de Bagdad, Dhi Qar, Diyala, Diwaniya, Karbala y Wassit.

El uso de munición real y de gas lacrimógeno serían la causa de la mayor parte de las muertes y lesiones, además de que se han denunciado golpizas con macanas.

La Misión monitorea y rastrea las denuncias de ataques y atropellos a los manifestantes, que han incluido apuñalamientos y desapariciones de activistas, así como amenazas e intimidación.

La UNAMI ha monitoreado constantemente la situación de los derechos humanos en el contexto de las protestas y ha presentado a las autoridades iraquíes tres informes que exponen las violaciones de las garantías fundamentales durante el periodo del 1 de octubre al 9 de diciembre y precisan con detalle cuándo y dónde se cometieron. En esos informes también hay un capítulo de recomendaciones.

Espíritu de unidad

Hennis-Plasschaert insistió en que los esfuerzos deben centrarse ahora en la implementación amplia de reformas y en empezar un diálogo constructivo para abordar los problemas del país con un espíritu de unidad.

Recordó que muchos iraquíes han sacrificado todo, inclusive la vida, para hacer oír sus voces y reiteró que la violencia no conduce a nada bueno.

“Es el momento de restaurar la confianza dejando de lado los partidismos y actuando en el mejor interés del país y del pueblo. El trabajo arduo y los gestos de buena voluntad tendrían un efecto positivo en la gente y harían posible la resiliencia de Iraq, que emergería de esta crisis más fuerte”, puntualizó la diplomática.

 

Participa en nuestra encuesta sobre Noticias ONU. Son solo cuatro minutos.
Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android

Quizá también te interese...

La ONU condena los ataques contra manifestantes pacíficos en Bagdad

La matanza de manifestantes desarmados es una atrocidad, asegura una alta funcionaria de la Organización, que pide a las Fuerzas Armadas del país árabe que no ahorren ningún esfuerzo en la protección de los civiles frente a los grupos armados violentos fuera de control.

Las protestas continuarán en Iraq mientras se ignoren las demandas de la gente

La situación no puede resolverse con medidas coercitivas, eso sólo alimentará el enojo y la desconfianza de la gente, advierte la enviada especial de la ONU a Iraq. La gran mayoría de los manifestantes son personas pacíficas que buscan una vida mejor y es responsabilidad del Estado protegerlas, señala.