Sin un sistema multilateral, corremos el riesgo de retornar a una espiral de conflictos

11 Noviembre 2018

Durante su discurso en el Foro de la Paz de París, el Secretario General de la ONU ha advertido que “el mundo actual parece caótico”, ha señalado que existen semejanzas con los años que condujeron a las dos Guerras Mundiales, lo que le hace temer que pueda suceder una cadena de eventos impredecible, y ha afirmado que el cambio climático, la migración, la desigualdad y la tecnología aumentan el peligro de confrontación.

António Guterres ha participado este domingo en la inauguración del Foro de la Paz de París, un evento organizado por el presidente de Francia, Emmanuel Macron, en paralelo con los actos de celebración del centenario del final de la Primera Guerra Mundial. En el acto también intervino la canciller alemana, Angela Merkel.

Del horror de las dos Guerras Mundial surgió la esperanza que alimentó el multilateralismo del siglo XX, como forma de arreglar de manera pacífica las disputas y mantener la paz internacional.

Ese multilateralismo “descansa sobre los valores afirmados en el Preámbulo de la Carta de las Naciones Unidas y la Declaración Universal de los Derechos Humanos adoptada aquí en París hace 70 años”, dijo Guterres.

En cien años, ese multilateralismo se ha convertido en un sistema universal de instituciones en las esferas política, económica, social y ambiental. Sin embargo, en la actualidad, ese sistema es cuestionado.

"Hoy en día hay una polarización de la vida política y de la sociedad misma, que erosiona peligrosamente los derechos y libertades fundamentales, los principios democráticos y el estado de derecho", dijo Guterres.

Hoy en día hay una polarización de la vida política y de la sociedad misma, que erosiona peligrosamente los derechos y libertades fundamentales, los principios democráticos y el estado de derecho.

El titular de la ONU encuentra algunas similitudes entre la época actual y los años que precedieron a la Primera Guerra Mundial, en los que surgieron “rivalidades nacionales” alimentadas “por la ceguera de los líderes políticos” que, “encerrados en las falsas percepciones de sus adversarios y separados de las realidades del mundo y de la gente, precipitaron la guerra ilimitada”.

Semejanzas entre antes y ahora

"Varios elementos de hoy tienen muchos paralelos con el comienzo del siglo XX y la década de 1930, lo que nos da motivos para temer que pueda suceder una cadena de eventos impredecible", aseguró Secretario General.

Entre esas similitudes, Guterres cita la crisis financiera de 2008 y recuerda que diez años después de la crisis de 1929 se produjo la Segunda Guerra Mundial.  

 “Es cierto que la lección se aprendió en 2008. Se evitó una gran depresión al desplegar un arsenal sin precedentes de instrumentos presupuestarios y monetarios para apuntalar la demanda y rescatar al sistema financiero. Sin embargo, aunque la economía mundial volvió a crecer, las elecciones de 2016 en ambos lados del Atlántico en 2016, y más ampliamente en Europa y en otros lugares, fueron un ajuste de cuentas. La venganza política contra la lógica macroeconómica refleja la desestabilización de las clases medias, el impacto del estancamiento salarial en la reducción de la movilidad social, el aumento de las desigualdades y la indignación de la gente ante la `traición de las élites´."

La segunda semejanza se relaciona con la intolerancia. En la década de 1930, las democracias fueron barridas por una ola totalitaria. Según António Guterres, no estamos en la misma situación, pero ahora vemos una polarización de la vida política y de la propia sociedad, que está erosionando peligrosamente los derechos y libertades fundamentales, los principios democráticos y el estado de derecho. 

Los sistemas políticos y las Constituciones son cuestionados por los prejuicios de identidad, el terrorismo y la corrupción de la información.

“Los sistemas políticos y las Constituciones son cuestionados por los prejuicios de identidad, el terrorismo y la corrupción de la información”, declaró antes de añadir: “El debilitamiento del espíritu de compromiso propio de las democracias y la indiferencia ante las reglas colectivas son los venenos del multilateralismo”.

Guterres citó entonces algunos ejemplos de ese debilitamiento, como la división dentro del Consejo de Seguridad de la ONU, especialmente en el conflicto en Siria, el retorno al bilateralismo comercial y la crisis de confianza por la que atraviesa la Unión Europea.

Lo que el multilateralismo ha logrado

Frente a ese cuestionamiento del multilateralismo, ofreció ejemplos de lo que este ha conseguido:

  • la mortalidad infantil ha disminuido en más de la mitad desde 1990,
  • las personas que viven en la pobreza extrema han bajado del 36% al 8%,
  • las campañas de inmunización de la OMS han erradicado la viruela,
  • estamos a punto de eliminar la polio,
  • se han prevenido 7.6 millones de muertes por SIDA a través de un mejor acceso al tratamiento,
  • durante 70 años más de un millón de hombres y mujeres de 125 países han servido en misiones de mantenimiento de la paz para contener la propagación de crisis, proteger a la sociedad civil y apoyar a los procesos políticos.

Un ejemplo más tiene que ver con la no proliferación nuclear: “Fue la unidad del Consejo de Seguridad en los casos de Irán y Corea del Norte, lo que abrió la posibilidad de una solución negociada tanto en 2015 como en 2018”.

Además, destacó que “una intervención unilateral o un grupo de estados no es en sí misma una garantía de eficiencia y ahorro”, mientras “la intervención en Iraq proporciona una prueba negativa en favor del multilateralismo”.

Las Naciones Unidas siguen siendo el centro para armonizar los esfuerzos hacia la paz y el desarrollo sostenible.

En su defensa del multilateralismo, Guterres habló de las Naciones Unidas: “Siguen siendo el centro para armonizar los esfuerzos hacia la paz y el desarrollo sostenible”.

Desafíos que sólo el multilateralismo puede afrontar

Para el titular de la ONU, está claro que los gobiernos no podrán por sí solos satisfacer las expectativas de protección de sus poblaciones en ausencia de cooperación internacional, especialmente frente a los grandes desafíos que afronta la humanidad en su conjunto: el cambio climático, la población y las migraciones, y los desafíos tecnológicos.

“La combinación de estos tres desafíos llega en un momento de gran ansiedad y desorden geopolítico, lo que aumenta los riesgos de confrontación. Nuestro mundo parece caótico en este momento”, indicó antes de señalar que “sin un sistema multilateral y el respeto por las reglas internacionales, corremos el riesgo de un retorno únicamente a las relaciones de poder, a los mecanismos de recompensa y sanciones, y una espiral de conflictos latentes”.

Frente a todo ello, abogó por un multilateralismo "reformado, fuerte y conmovedor", que sea inclusivo y estrechamente relacionado con la sociedad civil y la comunidad empresarial, y guiado por la lucha contra las desigualdades en el mundo.

Con anterioridad al titular de la ONU, la canciller alemana explicó que lo que la Primera Guerra nos enseña es donde “la arrogancia militar y el nacionalismo nos pueden conducir”, mientras el presidente francés sostuve que la Sociedad de las Naciones fracasó por “el unilateralismo, el nacionalismo y la crisis económica”. Según informaciones de prensa, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, declinó su participación en el Foro.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Quizá también te interese...

El centenario del final de la Primera Guerra Mundial, buen momento para prevenir la Tercera

Líderes mundiales y políticos de diferentes países se reúnen este domingo en París para honrar la memoria de quienes murieron en la Primera Guerra Mundial. Conmemorando los cien años del final de la guerra, que causó terribles sufrimientos y se cobró millones de vidas, quieren recordar que se puede evitar una nueva guerra si las naciones cooperan entre sí. El titular de la ONU, Antonio Guterres, participará en la ceremonia conmemorativa.

El mundo sufre un “trastorno por déficit de confianza” y los principios democráticos están bajo asedio

El Secretario General hizo este martes un chequeo general de los males que aquejan al planeta y su diagnóstico fue rotundo: “el mundo sufre en la actualidad un trastorno por déficit de confianza”. Todo ello lleva a los pueblos a perder la fe en sus instituciones políticas y pone en peligro el multilateralismo justo en un momento en el que la humanidad afronta uno de sus mayores retos: el cambio climático. "Debemos movernos basándonos en hechos, no por miedo y apoyándonos en la razón y no en ilusiones".