La Conferencia para Siria recauda 4400 millones de dólares para 2018

25 Abril 2018

La cifra supone un buen comienzo, pero no llega a los 9100 millones que había solicitado la ONU. Ahora, la prioridad es buscar un equilibrio entre cómo cubrir las necesidades de los refugiados y las de los sirios que siguen en el país.

La Conferencia de Bruselas en Apoyo al Futuro de Siria ha logrado que muchos países se comprometieran a entregar 4400 millones de dólares para este año y 3300 millones de 2019 en adelante.

Durante un encuentro con los medios de comunicación en la sede de la Comisión Europea en Bruselas, el coordinador de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios agradeció el compromiso de la Unión Europea y, en particular, los de Alemania y el Reino Unido.

Indicó que faltaba recibir la confirmación del monto de importantes donantes como, por ejemplo, los Estados Unidos.

Mark Lowcock calificó la cifra alcanzada este miércoles “como un buen comienzo” aunque le hubiera gustado conseguir una cantidad mayor que permitiera obtener la totalidad de los 9100 millones dólares solicitados por la ONU para cubrir la asistencia humanitaria y de reconstrucción durante 2018.

El representante de la ONU manifestó que ahora hay que priorizar y lograr un equilibrio en la distribución del dinero entre las personas que precisan asistencia en los países que hospedan a refugiados sirios y las necesidades humanitarias de los trece millones de personas que se encuentran en el país.

Dentro de Siria, la prioridad ha de ser enfocarse en los más vulnerables: “tenemos que abordar las necesidades sobre la base de los principios humanitarios de independencia, imparcialidad y neutralidad”.

“No podemos esperar que los donantes aporten los enormes recursos que buscamos sino podemos asegurarles como la ayuda llegará a los necesitados”.

Esta situación requiere tener a suficiente personal de las Naciones Unidas en el terreno para evaluar las necesidades y supervisar su aplicación.

Siria estuvo al borde de una crisis seria hace una semana

Por su parte, el enviado especial de las Naciones Unidas para Siria destacó como positivo que no se produjera ninguna confrontación durante la Conferencia pese a no llegar a ningún avance político.

Staffan de Mistura recordó que hace una semana se estuvo muy cerca de una crisis muy seria tras los bombardeos llevados a cabo por Estados Unidos, con apoyo de Gran Bretaña y Francia, sobre distintas localidades sirias.

Ante esta situación dijo que tanto su prioridad como la del Secretario General fue “bajar la temperatura”.

De Mistura señaló que la situación actual demanda mantener contactos diplomáticos de alto nivel, no solamente entre los tres países de las conversaciones de Astana (Rusia, Turquía e Irán), sino con muchas otras partes involucradas en lo que pueden ser las futuras soluciones políticas para Siria.

El veterano diplomático destacó que tras el potencial riesgo vivido la semana pasada se necesita negociar una hoja de ruta basada en la resolución 2254 del Consejo de Seguridad y, al no haber una solución militar al conflicto, instó a trabajar tanto al Gobierno como a la oposición en la comisión constitucional y en la celebración de elecciones bajo la supervisión de las Naciones Unidas.

La Resolución 2254 fue adoptada por unanimidad el 18 de diciembre de 2015. El documento solicitaba al Secretario General que, a través de sus buenos oficios y la labor de su Enviado Especial, convocara a representantes del Gobierno sirio y de la oposición a participar en negociaciones oficiales sobre un proceso de transición política facilitado por las Naciones Unidas

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.