El silencio es la mayor dificultad para descubrir el acoso sexual en la ONU

13 Marzo 2018

El mayor problema que ha encontrado el Secretario General de la ONU para afrontar las situaciones de acoso sexual dentro de la Organización es que la mayoría no se denuncian, ya sea por miedo o porque el sistema no garantiza el castigo de los perpetradores.

Entre las medidas lanzadas para combatir esta situación, António Guterres, mencionó una mayor inversión en la formación del personal, el lanzamiento de un sitio web con información referente a esta problemática, el establecimiento de una nueva línea de asistencia telefónica y la creación de una unidad especializada que tratará los temas de acoso sexual. El equipo estará formado principalmente por mujeres investigadoras.

Una última disposición será el lanzamiento de una encuesta confidencial sobre acoso sexual para para tener una idea más clara de cuál es el estado real de esta lacra dentro del sistema de Naciones Unidas.

Las mujeres deben asaltar el poder en Naciones Unidas

Guterres enumeró estas medidas durante un encuentro con la sociedad civil en el marco de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer. Durante su intervención explicó que hay que crear las condiciones para que las mujeres asalten el poder en las Naciones Unidas.

Alcanzar la paridad en la totalidad dentro de su sistema y eliminar la explotación sexual y los abusos por parte de representantes de la Organización, conforman las prioridades básicas del Secretario General en materia de género.

António Guterres destacó también que en un mundo dominado por una cultura masculina, que ostenta un poder no concedido sino tomado, hay que crear las condiciones para que la mujer alcance ese poder.

“La primera acción necesaria para lograr esa condición es conseguir, lo más rápidamente posible, la paridad en las estructuras de Naciones Unidas”, afirmó Guterres.

Una vez alcanzada esa igualdad en los niveles de alta dirección, el Secretario General desea alcanzar la paridad en el nivel político de los enviados y representantes especiales, donde se prevén más dificultades al ser posiciones dominadas por hombres.

También indicó que todos los departamentos y agencias han de presentarle sus planes para alcanzar la paridad en toda la organización en el año 2028.   

En relación con la política de tolerancia cero con la explotación sexual y los abusos por parte de agentes de Naciones Unidas destacó la creación del puesto de la defensora de víctimas a nivel mundial. Actualmente, hay además cuatro defensoras de víctimas locales en cuatro países altamente problemáticos como por ejemplo la República Democrática del Congo o la República Centroafricana.

Además, destacó que ochenta y cuatro Estados miembros han firmado un exitoso acuerdo con Naciones Unidas por el cual se comprometen a que sus tropas tengan un comportamiento adecuado, tanto en el periodo de entrenamiento como en la rendición de cuentas ante situaciones de explotación sexual.

El mayor problema que  ha encontrado el Secretario General de la ONU para afrontar las situaciones de acoso sexual dentro de la Organización es que la mayoría de éstas no se denuncian, ya sea por miedo o porque el sistema no garantiza el castigo de los perpetradores.