El cierre de fronteras en Europa hace que los refugiados tomen rutas más peligrosas, revela ACNUR

27 Febrero 2017

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) aseveró hoy que tras el cierre de las fronteras de la ruta hacia Europa por el occidente de Balcanes y el acuerdo entre Turquía y la Unión Europea en marzo de 2016, el número de personas que llega a Grecia por esa vía ha disminuido considerablemente.

Sin embargo, un nuevo estudio de esa Agencia reveló que los flujos de migrantes y refugiados continúan, sólo que ahora toman caminos más diversos y arriesgados, además de que recurren a traficantes debido a la falta de opciones de acceso legal a Europa.

El informe indicó que el año pasado llegaron por mar a Italia 181.436 personas, de las cuales el 90% cruzó el Mediterráneo desde Libia. Italia se ha convertido en el principal punto de entrada a Europa, agregó.

Según el documento, muchos de los arribos a Italia fueron de personas que precisan protección internacional o que fueron víctimas de trata.

Los grupos nacionales más numerosos fueron los nigerianos y los eritreos.

ACNUR informó que los niños no acompañados o separados de sus familias durante el viaje sumaron 25.000 en 2016, el doble los menores llegados a Italia en 2015.

El organismo subrayó que la travesía a Italia es especialmente arriesgada, con una persona muerta por cada 40 que emprenden el viaje.