La ONU, profundamente decepcionada por la falta de consenso entre líderes europeos sobre la crisis de refugiados

15 Septiembre 2015

Conforme la crisis migratoria sigue azotando Europa, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) expresó hoy su profunda decepción por el fracaso de los líderes de la Unión Europea para llegar a un acuerdo el lunes para compartir el reasentamiento de decenas de miles de refugiados que llegan a sus costas.

En conferencia de prensa en Ginebra, la portavoz de ACNUR, Melissa Fleming, hizo un llamamiento a los gobiernos a superar este impasse.

“ACNUR está profundamente decepcionado con el hecho de que a pesar de que una mayoría de Estados miembros estaban de acuerdo con una propuesta de acogida más amplia de 120.000 refugiados, no se alcanzó un consenso final. Es necesario un acuerdo decisivo sin demora para abordar la situación y medidas enérgicas basadas en la solidaridad de los Estados”, dijo la portavoz.

Una mayoría de ministros de Interior de la Unión Europea, reunidos ayer en Bruselas, acordaron en principio compartir la acogida de 120.000 solicitantes de asilo, además de otros 40.000 distribuidos de manera voluntaria. Pero los detalles del acuerdo, que será formalizado el 8 de octubre, eran imprecisos debido a la oposición de algunos estados centroeuropeos, que siguen rechazando las cuotas obligatorias.

Cuando las fronteras terrestres siguen cerradas en el bloque de 28 países, la gente continúa cruzando el canal de agua de 10 kilómetros que separa a Turquía de Grecia.

Según las últimas cifras de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), aproximadamente 85 personas han muerto desde principios de septiembre en el estrecho del mar Egeo.

El portavoz de la OIM, Leonard Doyle, dijo que el organismo había abierto una línea telefónica para pasajeros desesperados en embarcaciones poco seguras.

“Una charca para un pequeño bote de plástico está bien, a lo mejor puedes hacer 10 kilómetros (…) pero cualquier otra cosa con un poco de viento es increíblemente peligrosa, especialmente cuando está abarrotada y deja entrar el agua. Por eso llaman a esta línea, porque se inundan, los botes se hunden”, dijo el portavoz.

La más reciente tragedia marítima apunta a que 24 personas murieron este martes en la costa turca cuando su embarcación volcó.

Se estima que en lo que va de año, unos 465.000 migrantes han perdido la vida tratando de cruzar el Mediterráneo, más del doble del total en 2014, según la OIM.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.