“Es hora de tener una discusión real para acabar con el conflicto en Siria”, dice enviado especial de la ONU

8 Septiembre 2015

El enviado especial de Naciones Unidas para Siria dijo hoy que las imágenes del niño sirio ahogado en una playa turca deberían ser un llamado de atención al mundo de que ha llegado la hora para mantener una debate real para acabar con el conflicto.

Staffan de Mistura se encuentra en Bruselas, en Bélgica, donde se reunió con altos representantes de la Unión Europea.

“Ya no queda tiempo para largos procesos políticos. Es imprescindible crear esperanzas concretas para el pueblo de Siria”, dijo el enviado especial a periodistas en una rueda de prensa.

De Mistura insistió en la necesidad de abrir un auténtico debate que lleve a acciones concretas.

“Si Arabia Saudita e Irán empezaran a hablar entre ellos y sobre algo que podría ser como una especie de arreglo como Helsinki (…), el conflicto duraría sólo un mes más, no un año o diez años, porque desaparecería el oxígeno del conflicto”, dijo el representante de la ONU.

De Mistura señaló que ambos países tienen una influencia sustancial en Líbano, Yemen, Iraq y Siria y que las conversaciones entre ellos podrían contribuir al final de la guerra, que ya entra en su quinto año.

Si bien encomió el diálogo sobre Siria entre Estados Unidos y Siria, De Mistura aseguró que es necesario que proporcionen una propuesta concreta sobre la cuestión principal de cuál será el futuro de la gobernanza de Siria.

Aunque Europa no esté involucrada en el conflicto, podría ayudar a establecer un entendimiento común sobre cómo acoger a los refugiados con dignidad y a tratar de cerrar la brecha de financiación, recomendó. Las agencias de la ONU sólo han recibido un 31 por ciento de los fondos prometidos para los más de 4 millones de refugiados en Jordania, Turquía y Líbano.

Mientras tanto, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), advirtió que conforme la crisis se agrava sin ninguna señal de solución política, la desesperación va en aumento.

Los últimos meses han sido brutales, según el Alto Comisionado para los Refugiados. Los enfrentamientos armados se han intensificado en casi todas las provincias, obligando a miles de personas a huir de sus hogares.

En medio de la mayor violencia, la agencia aseguró que el desempleo aumenta junto a la inflación, mientras que el valor de la moneda se precipita. La libra siria ha perdido el 90 por ciento de su valor en los últimos 4 años. En la mayor parte de Siria, sólo hay electricidad entre 2 y 4 horas al día y en muchas regiones hay escasez de agua. Más de la mitad de la población vive en la extrema pobreza.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android