La pena de muerte no contribuye a desalentar crímenes, afirma experto de la ONU

14 Abril 2015

Los avances del extremismo violento y los crímenes relacionados con el narcotráfico contribuyeron al incremento de los casos de pena capital en 2014; sin embargo, está probado que ese castigo no disuade a los delincuentes.

Así se expresó Iván Simonovic, subsecretario general de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en entrevista con Radio ONU tras participar en un foro sobre la sentencia máxima celebrado en el marco del 13º Congreso sobre Justicia Penal y Prevención del Delito que tiene lugar en Doha, Qatar.

“No hay evidencia científica de que la pena de muerte desaliente la comisión de crímenes de manera más efectiva que las condenas largas o perpetuas sin derecho a libertad condicional. Se puede afirmar que no funciona. Cualquiera puede ver las estadísticas, es ciencia. Hay muchas investigaciones científicas sobre la pena de muerte y no existe prueba de que inhiba el crimen”, subrayó.

En este sentido, Simonovic señaló que en los próximos días, la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos presentará un libro titulado “Alejándose de la pena de muerte”.

Explicó que esa publicación indica que ningún sistema legal está exento de errores y que, una vez ejecutadas las personas, no hay remedio si se descubre que el proceso no fue adecuado.

Además, la pena capital afecta desproporcionadamente a los grupos de población más pobres, marginados y menos educados, así como a las minorías religiosas, raciales o a los extranjeros, apuntó.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.