República Centroafricana: ACNUR condena el brutal ataque a una iglesia

30 Mayo 2014

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) condenó hoy el ataque perpetrado esta semana contra una iglesia atestada de desplazados en Bangui, la capital de la República Centroafricana y expreso su alarma por ese suceso, pues hasta ahora las iglesias, los monasterios y las mezquitas habían sido refugios seguros para los que huyen de la violencia.

“ACNUR condena firmemente el ataque contra civiles inocentes. Llamamos una vez más a todos los actores del conflicto a proteger a esas personas, de acuerdo con sus obligaciones ante las leyes internacionales. También pedimos a ambas partes que permitan el suministro de ayuda humanitaria y acceso sin restricciones a quienes necesitan protección”, manifestó Fatoumata Lejeune-Kaba, portavoz de esa agencia en Ginebra.

El brutal ataque a la iglesia, ocurrido el pasado miércoles, provocó al menos 17 muertos y 27 desaparecidos.

En el templo se habían refugiado unos 9.000 desplazados por los violentos enfrentamientos en ese país, que se vieron forzados a huir nuevamente. Los agresores lanzaron granadas contra el centro y luego abrieron fuego contra los ocupantes.

Los que huyeron del ataque se trasladaron a áreas próximas y muchos de ellos salieron con las manos vacías, sin dinero, alimentos ni abrigo. Otros resultaron heridos y necesitaron asistencia médica, detalló la portavoz.