Arbour: se necesita un cambio de cultura para que el Consejo de Derechos Humanos sea efectivo

15 Marzo 2006

La Alta Comisionada de las Naciones para los Derechos Humanos, Louise Arbour, sostuvo hoy que para cumplir la promesa que representa el nuevo Consejo sobre esos derechos se requiere tanto de “un cambio de cultura” como de una transformación institucional.

“La adopción de este texto es sumamente importante, pero es sólo el comienzo”, dijo la funcionaria en un comunicado dado a conocer momentos después de que la Asamblea General aprobara una resolución para establecer el Consejo.

Agregó que los países deben demostrar su voluntad política de poner la defensa de los derechos humanos por encima de sus estrechos intereses.

Esos derechos, agregó, “no son ni un arma ni un escudo”. Son los innatos de todos los pueblos.

Opinó que el Consejo es mucho más que una Comisión de Derechos Humanos nueva y mejorada. Además de conservar algunos de los mejores elementos de la Comisión, como un sistema de investigadores independientes y una amplia participación de la sociedad civil, el nuevo cuerpo tiene características propias muy importantes.

Por ejemplo, sus miembros deberán ser los primeros en respetar sus compromisos sobre derechos humanos y serán examinados de manera periódica para demostrar que lo hacen.

La elección para integrar el Consejo requerirá la mayoría absoluta de la Asamblea en votación secreta, es decir que de 191 estados los candidatos deberán contar con el apoyo de 96. Esta cifra es mucho mayor que los 28 o menos que se necesitan actualmente para formar parte de la Comisión, subrayó Arbour.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.