OIT destaca papel de la asistencia médica en la lucha contra la pobreza

13 Diciembre 2005

Cerca de cien millones de personas empobrecen cada año en el mundo a causa de los costos de asistencia médica, lo que frena el desarrollo y empeora las condiciones de vida de la población, señaló la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Ante esta realidad, la semana pasada, se reunieron más de 200 participantes provenientes de 40 países en la Conferencia Internacional sobre el Seguro Social de Salud en los Países en Desarrollo, realizada en Berlín, en la cual se discutió sobre los métodos para proteger a la población de los serios problemas económicos como consecuencia de las enfermedades.

Fue el primer encuentro internacional organizado por la OIT, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Alemana para el Desarrollo (GTZ) como parte de un acuerdo suscrito en 2004 para realizar actividades conjuntas en la protección social.

En la mayoría de los países en desarrollo, el sistema de asistencia sanitario de salud reglamentario cubre sólo a los trabajadores del sector formal de la economía y a sus familiares. Aunque los gobiernos provean servicios básicos de asistencia sanitaria para los trabajadores del sector informal y los pobres, los gastos de medicinas y tratamientos deben ser pagados por cuenta propia.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), son estos los gastos que empobrecen a las familias, una tercera parte de los costos de la asistencia sanitaria en la mayoría de los países con bajos ingresos son cancelados con recursos provenientes del bolsillo de las personas.

“A nivel mundial, 150 millones de personas se ven obligadas a gastar casi la mitad de sus ingresos en cuidados médicos. Además, estas personas caen con mayor facilidad en el círculo vicioso pobreza-enfermedad”, explicó Assane Diop, director ejecutivo de Protección Social de la OIT.

En la lucha contra la exclusión social y la pobreza, la OIT y sus colaboradores concentran su atención en el seguro social de salud. Si bien el sistema de asistencia médica financiada con los impuestos existe para los trabajadores de la economía formal y sus familiares, el seguro social de salud es el otro concepto fundamental al referirse a la protección social. Este último incluye a los trabajadores de la economía informal y a sus familiares así como a los pobres. Los miembros de este sistema contribuyen de acuerdo a sus posibilidades económicas, y no según sus condiciones de salud. Los recursos pasan a formar parte de un fondo común que beneficia a todos los miembros del sistema en caso de enfermedad.

“No existe una fórmula universal”, dijo Assane Diop. “Pero tenemos que asegurarnos que cualquiera sea el sistema, esté basado en la solidaridad. Los más pobres entre los pobres necesitan también tener acceso a la asistencia médica. Un enfoque basado sólo en el mercado no es suficiente. Está claro que esta es una decisión que deben tomar los gobiernos, porque tendrán que subsidiar el sistema”.

Assane Diop, quien fue Ministro de Salud en su país Senegal, también está consciente de los obstáculos: “El problema general en la mayoría de los países africanos es que, en primer lugar, debemos ayudar a las personas a potenciarse a si mismas. Desafortunadamente, con frecuencia no confían en las infraestructuras estatales existentes”, dijo Assane Diop.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.