Alta Comisionada para Derechos Humanos propone reformas

27 Mayo 2005

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Louise Arbour, propuso hoy una serie de reformas para fortalecer la labor de su oficina en todo el mundo.

Arbour elaboró un plan de acción que recomienda una mayor presencia de expertos en derechos humanos en el terreno, un control más efectivo de la situación de las garantías fundamentales en todos los países, más investigación y análisis en materia de denuncias y abusos, y una respuesta más rápida a las peticiones de asistencia.

Señaló que la capacidad de seguimiento de la Alta Comisaría es débil y carece tanto de suficientes recursos como de equipo adecuado.

La comisionada consideró que su oficina debe aumentar el liderazgo en materia de derechos humanos y contar con medios para responder de una manera rápida en situaciones de crisis.

“Nuestro objetivo debe ser ayudar a cerrar la brecha entre la retórica sobre derechos humanos dentro de las paredes de las Naciones Unidas y la situación real de éstos en el terreno”, apuntó Arbour.

Agregó que pese a que las garantías fundamentales son una de las prioridades de Naciones Unidas, su oficina recibe menos del 2% del presupuesto de la Organización. “El resto lo obtenemos en forma de contribuciones voluntarias, lo que nos dan los donadores”, puntualizó.

Para poder cumplir cabalmente con su mandato, la Alta Comisaría necesita duplicar su presupuesto en los próximos cinco o seis años, añadió.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android