ONU urge a reunir fondos para evitar que la gripe aviar se extienda a nivel global

27 Enero 2004

En vista de la propagación sin precedentes de la gripe aviar en diversas zonas de Asia y de la amenaza que la enfermedad supone tanto para la salud humana como para la producción agropecuaria, tres organismos de la ONU urgieron hoy a la comunidad internacional a reunir fondos y asistencia técnica para poner fin al fenómeno.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Sanidad Animal (OIE) advirtieron en su llamamiento conjunto que la fiebre aviar o “gripe de los pollos” podría tener la capacidad de convertirse en un poderoso agente patógeno muy peligroso para la salud humana.

En este sentido, Lee Jong-Wook, director general de la OMS recordó que con el SARS la población mundial ha aprendido que ante las amenazas biológicas no existen las fronteras.

“Ahora nos encontramos con otro peligro para la salud humana y debemos reafirmar las instancias existentes de colaboración y, además, crear las que hagan falta”, agregó.

Por el momento, la FAO, la OIE y la OMS están trabajando juntas para proporcionar la asistencia necesaria a sus Estados miembros.

La gripe aviar hiperpatogénica es una amenaza para la salud pública. Si se produce una circulación suficiente entre humanos y animales de granja existe un alto riesgo de que pueda convertirse en un subtipo de virus con potencial pandémico, capaz de causar brotes en todo el mundo.

Por otra parte, la enfermedad es desastrosa para la industria de cría de aves de corral y para los pequeños granjeros.

El director general de la FAO, Jacques Diouf, dijo que los productores avícolas de las zonas afectadas necesitan sacrificar urgentemente a los animales afectados y expuestos al contagio, pero recordó que al mismo tiempo será necesario compensarlos por las pérdidas, ya que el combate a la enfermedad tendrá un costo elevado, sobre todo para las economías más pobres y los pequeños productores.

“La comunidad internacional tiene interés en que estos esfuerzos obtengan resultados y para ello habrá que ayudar a los países más pobres”, señaló Diouf.

La FAO y la OIE hicieron un llamamiento para que se lleven a cabo estrictos controles de los movimientos de animales en las áreas afectadas. Los trabajadores encargados del sacrificio y control de los animales tendrán que protegerse con ropas adecuadas para evitar contagios.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.