venezolanos

Los países de acogida deben empezar a diseñar la integración a largo plazo de los venezolanos

Desde el inicio de la pandemia, los ingresos de los venezolanos en Colombia, Ecuador y Perú cayeron más del 50%. Además, tienen tasas de desempleo más altas y los que trabajan, lo hacen más horas y por menos dinero que sus colegas en el país receptor, según un informe de la agencia de la ONU para las migraciones.

El inicio del invierno en el hemisferio sur, una nueva amenaza para los venezolanos desplazados

La llegada del invierno al hemisferio austral y los efectos devastadores de la pandemia del coronavirus en los países del sur de América Latina representan una seria amenaza para la salud y los medios de vida de los refugiados y migrantes venezolanos, alertó este miércoles el organismo de las Naciones Unidas encargado de proteger a estas personas.

Brasil impulsa la integración de refugiados y migrantes venezolanos, pero aún quedan muchos retos por superar

Si bien el marco jurídico brasileño es favorable, muchas de estas personas enfrentan obstáculos en el acceso a servicios sociales, el mercado laboral formal y el sistema educativo Un estudio de agencias de la ONU indica que los niños venezolanos tienen un 53% menos de probabilidades de ir a la escuela en Brasil, y que los adultos trabajan más, pero cobran menos que sus contrapartes brasileñas. 

España muestra su compromiso con los refugiados y migrantes latinoamericanos

La pandemia por COVID-19 ha causado un impacto desorbitado en los refugiados y desplazados que viven en situación de vulnerabilidad en la región. La ayuda de la Agencia Española servirá para consolidar los sistemas de asilo nacionales. Además, busca impulsar oportunidades relacionadas con la inclusión económica para estas personas en el contexto de la COVID-19.

Desalojados y en la indigencia, la dura realidad de muchos migrantes venezolanos durante la pandemia de COVID-19

Cerca del 40% de los venezolanos refugiados y migrantes han sido desalojados durante la pandemia, un 38% más está en riesgo de perder su hogar en su país de acogida, y la mayoría de ellos no ha recibido ninguna ayuda de los gobiernos antes o después del desalojo, asegura un estudio realizado por varias agencias de la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.