empleo

La pérdida de empleos por el coronavirus, peor de lo que se esperaba

Alrededor de 400 millones de empleos a tiempo completo se han perdido y las mujeres son las más perjudicadas por la pandemia, son algunas de las conclusiones del último informe de situación de la Organización Internacional del Trabajo, que presenta tres escenarios posibles de recuperación en función de la evolución del COVID-19 y de las medidas que se tomen.

El mundo laboral no puede ni debe ser igual que antes de la crisis causada por el coronavirus

El titular de las Naciones Unidas pugna por una recuperación sostenible y centrada en el ser humano, llama a evitar una mayor pérdida de empleos y pide que los lugares de trabajo sean seguros y respeten los derechos de las mujeres y las poblaciones vulnerables. “El mundo laboral no puede ni debe ser igual que antes de la crisis”, dice António Guterres.

Las trabajadoras domésticas, en jaque por el coronavirus

Más de 55 millones de empleados domésticos, de los que 37 millones son mujeres, afrontan una difícil situación por las medidas de distanciamiento físico impuestas por la pandemia. A ello se añade un problema estructural del sector: la falta de cobertura efectiva de la seguridad social. Muchos de esos trabajadores han quedado ahora expuestos a los abusos de los empleadores e, incluso, de los traficantes de personas. 

La crisis económica del COVID-19 empujará a millones de niños al trabajo infantil

Si no se toman medidas de protección social, factores como el cierre de escuelas, la muerte de padres y madres, la reducción de remesas, la falta de trabajo en general y el aumento de las labores informales, dejarán a millones de niños en el mundo expuestos a la explotación, la trata de personas, y el trabajo forzado.