empleo

El teletrabajo no es una opción para los pobres, los jóvenes y las mujeres

Una nueva investigación del Fondo Monetario Internacional revela las dificultades a las que se enfrentan millones de trabajadores por el coronavirus. El estudio revela amplias diferencias entre países, incluso si se tienen las mismas ocupaciones. El trabajo a distancia en Noruega y Singapur es más fácil que en Turquía, Chile, México, Ecuador y Perú, ya que en más de la mitad de los hogares de los países emergentes y en desarrollo no hay una computadora en casa.

México salda su deuda histórica con las 2,3 millones de trabajadoras domésticas al ratificar el “Convenio 189”

El Gobierno mexicano dio un paso para saldar la deuda histórica con las 2,3 millones de personas que se dedican al trabajo del hogar remunerado, al formalizar el registro del Convenio 189 de la  Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos.

La pérdida de empleos por el coronavirus, peor de lo que se esperaba

Alrededor de 400 millones de empleos a tiempo completo se han perdido y las mujeres son las más perjudicadas por la pandemia, son algunas de las conclusiones del último informe de situación de la Organización Internacional del Trabajo, que presenta tres escenarios posibles de recuperación en función de la evolución del COVID-19 y de las medidas que se tomen.

El mundo laboral no puede ni debe ser igual que antes de la crisis causada por el coronavirus

El titular de las Naciones Unidas pugna por una recuperación sostenible y centrada en el ser humano, llama a evitar una mayor pérdida de empleos y pide que los lugares de trabajo sean seguros y respeten los derechos de las mujeres y las poblaciones vulnerables. “El mundo laboral no puede ni debe ser igual que antes de la crisis”, dice António Guterres.

Las trabajadoras domésticas, en jaque por el coronavirus

Más de 55 millones de empleados domésticos, de los que 37 millones son mujeres, afrontan una difícil situación por las medidas de distanciamiento físico impuestas por la pandemia. A ello se añade un problema estructural del sector: la falta de cobertura efectiva de la seguridad social. Muchos de esos trabajadores han quedado ahora expuestos a los abusos de los empleadores e, incluso, de los traficantes de personas. 

La crisis económica del COVID-19 empujará a millones de niños al trabajo infantil

Si no se toman medidas de protección social, factores como el cierre de escuelas, la muerte de padres y madres, la reducción de remesas, la falta de trabajo en general y el aumento de las labores informales, dejarán a millones de niños en el mundo expuestos a la explotación, la trata de personas, y el trabajo forzado. 

Coronavirus, vacuna, lactancia materna, aborto... Las noticias del miércoles

Los estudios sobre células T dan esperanzas de lograr inmunidad a largo plazo frente al coronavirus. La OMS y UNICEF alertan de los reclamos falsos sobre la lactancia materna y el coronavirus. La crisis del COVID19 se está usando para limitar el derecho al aborto en Estados Unidos.

Más del 16% de los jóvenes carece de empleo debido a la pandemia del coronavirus

El impacto del COVID-19 ha sido desproporcionado entre los trabajadores jóvenes. Más de uno de cada seis está desempleado y las horas de los que han conservado el trabajo se han reducido un 23%, según el informe más reciente del organismo internacional que se ocupa de las cuestiones laborales.

Contagiarse o morir de hambre: el dilema de muchos trabajadores durante la pandemia de coronavirus

En numerosos países, las medidas de contención del COVID-19 no pueden ser aplicadas eficazmente porque estas personas necesitan trabajar para alimentar a sus familias. Esto compromete los esfuerzos de los gobiernos dirigidos a proteger a la población y puede ser fuente de tensiones sociales.

La crisis laboral ocasionada por el coronavirus puede alcanzar a la mitad de los trabajadores

La región que perdería más de horas de trabajo a nivel mundial durante el segundo trimestre del año son las Américas. De igual modo, más de 436 millones de empresas de todo el mundo se enfrentan a graves riesgos por la interrupción de sus actividades.