ONU Derechos Humanos condena las "caóticas" órdenes israelíes de evacuación masiva

Mujeres y niños se refugian en una instalación abarrotada de la UNRWA en Khan Younis, Gaza, en medio de disparos y bombardeos cercanos.
© UNRWA/Hussein Owda
Mujeres y niños se refugian en una instalación abarrotada de la UNRWA en Khan Younis, Gaza, en medio de disparos y bombardeos cercanos.

ONU Derechos Humanos condena las "caóticas" órdenes israelíes de evacuación masiva

Paz y seguridad

Esas órdenes de evacuación masiva siguen empujando a los palestinos a zonas cada vez más pequeñas sin ninguna provisión para su alojamiento. La agencia sanitaria de la ONU advierte sobre el aumento de los ataques contra las instalaciones sanitarias en Cisjordania. El responsable de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos inicia una investigación tras las acusaciones de Israel contra su personal. 

El responsable de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU para los Territorios Palestinos Ocupados advirtió este viernes que los ataques contra hospitales, escuelas y otros lugares de refugio han desplazado repetidamente a los palestinos a zonas cada vez más pequeñas, lo que provoca “un acceso cada vez menor a los elementos esenciales necesarios para mantener la vida”. 

Esto violaría las obligaciones de Israel en virtud del derecho internacional, declaró Ajith Sunghay. 

El funcionario señaló que los bombardeos de las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI) han continuado en zonas "designadas unilateralmente" como "seguras", entre ellas Al Mawasi, en el oeste de Jan Yunis.

"Incluso después de que se informara de explosiones en Al Mawasi los días 22 y 23 de enero, las FDI siguieron ordenando a los residentes de Jan Yunis occidental que se trasladaran allí", sostuvo.

Esa orden se repitió "repetidamente" los días 23, 24 y 25 de enero y, al parecer, afectó a más de medio millón de personas, así como a tres hospitales que han estado sometidos a fuertes ataques y asedios: el hospital Nasser, el hospital Al Amal y el hospital de campaña jordano, prosiguió Sunghay.

"Me preocupa mucho que estas órdenes de evacuación caóticas y masivas sean ineficaces para garantizar la seguridad de los civiles palestinos, colocándolos en cambio en situaciones cada vez más vulnerables y peligrosas".

Desesperación en Jan Yunis y Rafah

Tras su visita a Jan Junis el pasado sábado, Sunghay describió escenas de desesperación de personas cuyas escuelas, universidades y hogares han sido destruidos, que han perdido seres queridos o cuya salud se ha visto deteriorada. 

"Me trataron con calidez y respeto en medio de una situación brutal y desmesurada, me explicaron cómo han huido de sus hogares para buscar refugio en campamentos improvisados y superpoblados", afirmó.

En Rafah, en el extremo sur de la Franja, la situación también es desesperada, con personas que se vieron obligadas a abandonar sus hogares por las ordenes de evacuación de las autoridades israelíes “sin ninguna provisión para su alojamiento”. 

Viven literalmente a la intemperie, con aguas residuales corriendo por las calles y condiciones de desesperación que conducen a una ruptura total del orden", dijo Sunghay, añadiendo que las personas con las que habló temen que la violencia extrema se esté extendiendo a la zona, lo que tendría consecuencias catastróficas para los más de 1,3 millones que ya viven hacinados allí.

El barrio de Tal Al-Sultan es ahora uno de los lugares más concurridos de la Franja de Gaza.
Noticias ONU/Ziad Taleb
El barrio de Tal Al-Sultan es ahora uno de los lugares más concurridos de la Franja de Gaza.

El sistema sanitario, bajo ataque

En medio de los ataques aéreos israelíes y los enfrentamientos entre soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel y grupos armados palestinos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) también reiteró su grave preocupación por el personal sanitario y los pacientes atrapados en las hostilidades.

Desde que estalló la guerra en Gaza se han producido 318 ataques contra la asistencia sanitaria en el enclave que han causado 615 muertos y 778 heridos, según los últimos datos de la agencia. La violencia ha afectado a 95 centros sanitarios y sólo 14 de los 36 hospitales siguen funcionando: siete en el sur y siete en el norte.

Los últimos datos de las autoridades sanitarias de Gaza citados por la OMS indican que han muerto más de 26.000 personas, de las cuales el 75% son niños y mujeres. Se han registrado al menos 60.000 heridos, pero más de 8000 personas están desaparecidas, presuntamente muertas bajo los escombros, declaró el portavoz de la agencia sanitaria, Christian Lindmeier.

"Los pocos hospitales que funcionan en Gaza se encuentran en circunstancias absolutamente calamitosas", añadió, señalando que las hostilidades habían impedido muchas veces el acceso de pacientes y suministros.

Ataques contra la sanidad en Cisjordania 

"El hospital está básicamente sitiado, nadie puede entrar, nadie puede salir, la gente sin saber qué les depararán los próximos minutos, temiendo por sus vidas", dijo Lindmeier, refiriéndose al hospital Nasser. 

"Estar en un hospital debería ser un refugio para los que buscan ayuda, para los heridos, para los que padecen enfermedades".

Además, el portavoz de la OMS informó sobre el aumento de los ataques contra la infraestructura sanitaria en Cisjordania, donde se han producido 358 ataques con el resultado de siete muertos y 59 heridos, más que en Gaza. 

"Los ataques han afectado a 44 instalaciones sanitarias, incluidas 15 clínicas móviles y 245 ambulancias", señaló la OMS en un informe de situación.

Acusaciones contra el personal de la UNRWA 

Por su parte, el responsable de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWAdeclaró este viernes que las autoridades israelíes han proporcionado a la agencia información sobre la supuesta implicación de varios de sus empleados en los ataques de Hamás del 7 de octubre.

"He tomado la decisión de rescindir inmediatamente los contratos de estos miembros del personal y poner en marcha una investigación con el fin de establecer la verdad sin demora. Cualquier empleado de UNRWA que haya estado involucrado en actos de terror tendrá que rendir cuentas, incluso a través de un proceso penal", señaló Philippe Lazzarini, tras la petición del Secretario General de la ONU de que investigue el asunto con la mayor rapidez. 

Lazzarini reiteró su condena los ataques de Hamás y pidió una vez más la liberación inmediata e incondicional de todos los rehenes israelíes y su regreso seguro a sus familias.

"Estas espeluznantes acusaciones se producen cuando más de dos millones de personas en Gaza dependen de la asistencia vital que la Agencia ha estado proporcionando desde el comienzo de la guerra. Cualquiera que traicione los valores fundamentales de las Naciones Unidas traiciona también a aquellos a quienes servimos en Gaza, en toda la región y en otras partes del mundo", sentenció.