Pasar al contenido principal

Bolivia: El Secretario General pide calma frente a las protestas por detención del gobernador de Santa Cruz

Palacio de Gobierno en La Paz, Bolivia
ONU Bolivia/Hasan Lopez
Palacio de Gobierno en La Paz, Bolivia

Bolivia: El Secretario General pide calma frente a las protestas por detención del gobernador de Santa Cruz

ONU y Secretario General

El arresto tiene relación con los disturbios de 2019 que culminaron con la salida del presidente Evo Morales. La detención detonó manifestaciones violentas y bloqueos de carreteras. António Guterres apela a los actores políticos y sociales a actuar con mesura y aboga por el debido proceso para el gobernador.

El gobernador de la provincia boliviana de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, fue detenido el miércoles por la policía nacional y el jueves un tribunal le dictó prisión preventiva durante cuatro meses en tanto se realiza una investigación sobre los hechos que condujeron a la salida del presidente Evo Morales el 10 de noviembre de 2019.

La detención de Camacho, líder opositor del ex presidente Morales y del actual gobierno nacional de Bolivia presidido por Luis Arce, suscitó protestas de sus seguidores, que se han tornado violentas y han incluido bloqueos de carreteras y aeropuertos, y ataques a edificios públicos.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, expresó preocupación por los acontecimientos y llamó a la calma a todos los actores políticos y sociales de Bolivia, exhortándolos a ejercer “la máxima moderación”.

En un comunicado de su portavoz, el titular de la ONU reiteró “la importancia de adherirse al Estado de derecho y de garantizar el debido proceso así como la transparencia en los procedimientos judiciales”.

Antecedentes

Camacho tuvo un papel activo en las manifestaciones contra el gobierno que dejaron decenas de muertos y centenares de heridos en octubre y noviembre de 2019 tras las elecciones presidenciales en las que el Tribunal Supremo Electoral declaró ganador al presidente Evo Morales con ventaja suficiente para evitar una segunda vuelta de votaciones.

El domingo 10 de noviembre por la mañana el presidente Morales comunicó que se realizarían nuevas elecciones pero más tarde los responsables del Ejército le “sugirieron que renunciara” para que el país lograra pacificarse.

Evo Morales renunció al Ejecutivo y denunció un golpe de Estado, además de agresiones contra sus ministros y las familias de éstos, así como contra la suya. Actualmente se encuentra asilado en México.

El gobierno de Bolivia quedó acéfalo varios días hasta que el 13 de noviembre, la vicesecretaria del Senado por un partido opositor, Jeanine Áñez, se proclamó presidenta interina del país sin contar con el quórum requerido por ley. El partido de Evo Morales, Movimiento al Socialismo, mantuvo la mayoría parlamentaria.

Como gobernador de Santa Cruz, Camacho respaldó este año una serie de protestas desde fines de octubre que exigían que el gobierno nacional llevara a cabo un censo retrasado de 2022 a 2024. Su idea era que el censo le daría a su provincia, rica en actividad agrícola, más ingresos fiscales y más escaños en el Congreso.

Luego de su detención, Camacho fue trasladado a La Paz, la capital de país.