La humanidad está a un solo malentendido de la “aniquilación nuclear”, advierte Guterres

1 Agosto 2022

El titular de la ONU asegura que necesitamos fortalecer todas las vías de diálogo y transparencia, ya que la paz no puede afianzarse en ausencia de confianza y respeto mutuo.

 

“Los Estados están buscando una falsa seguridad almacenando y gastando cientos de miles de millones de dólares en armas para el fin del mundo, armas que en realidad no deberían ni existir en nuestro planeta”, afirmó este lunes el Secretario General de la ONU en Nueva York.

Antonio Guterres habló en la apertura de la Décima Conferencia de Revisión de las Partes del Tratado sobre la no Proliferación de las Armas Nucleares, que se extiende hasta el 26 de agosto.

Guterres destacó algunos de los desafíos actuales para la paz y la seguridad mundial, dentro de los cuales están: el estrés debido a la crisis climática, las desigualdades marcadas, los conflictos y las violaciones de los derechos humanos, así como la devastación causada por la pandemia del COVID-19.

Desarme no desunión

Guterrez dijo que la reunión se lleva a cabo en medio de estos desafíos, y en un momento de peligro nuclear que no se veía desde el apogeo de la Guerra Fría.

“Las tensiones geopolíticas están alcanzando niveles altos. La competencia está superando a la cooperación y la colaboración. La desconfianza ha reemplazado al diálogo y la desunión ha reemplazado al desarme. Los estados están buscando una falsa seguridad almacenando y gastando cientos de miles de millones de dólares en armas para el fin del mundo, armas que, en realidad, no deberían ni existir en nuestro planeta”, dijo.

Agregó que actualmente, casi 13.000 armas nucleares están almacenadas en arsenales en todo el mundo,

“Todo esto está pasando en un momento en el que aumentan los riesgos de proliferación (de armas nucleares) y se debilitan las barreras que evitan que esta escalada ocurra. Tenemos crisis con matices nucleares que se extienden desde el Medio Oriente hasta la Península de Corea. A estas crisis se le suma la invasión de Ucrania por Rusia y  muchos otros factores en todo el mundo”, indicó.

Guterres fue muy gráfico cuando aseguró que  la humanidad está “solo a un malentendido, a un error de cálculo de la aniquilación nuclear”.

Un nuevo camino

Mientras que la reunión de revisión brinda la oportunidad de “poner a la humanidad en un nuevo camino hacia un mundo libre de armas nucleares”, el Secretario General subrayó la importancia del tratado de no proliferación y expresó que es más necesario que nunca ponerlo en práctica.

Gutierrez delineó cinco áreas de acción, comenzando por reforzar y reafirmar la norma contra el uso de armas nucleares, lo que requiere un compromiso firme de todas las partes del tratado.

Necesitamos fortalecer todas las vías de diálogo y transparencia. La paz no puede afianzarse en ausencia de confianza y respeto mutuo”, dijo.

Los países también deben “trabajar sin descanso” hacia el objetivo de eliminar las armas nucleares, comenzando con un nuevo compromiso de reducir su número.

Esto también significa reforzar los acuerdos y marcos multilaterales sobre desarme y no proliferación, lo cual incluye el importante trabajo del Organismo Internacional de Energía Atómica.

Abordar las “tensiones latentes”

Dentro de su tercer punto, Guterres habló de la necesidad de abordar las "tensiones latentes" en el Medio Oriente y Asia.

“Estas regiones se acercan a la catástrofe al agregar la amenaza de las armas nucleares a los conflictos ya existentes. Necesitamos redoblar nuestro apoyo al diálogo y la negociación para aliviar las tensiones y forjar nuevos lazos de confianza en regiones que han visto muy poco”, dijo.

El Secretario General también pidió que se promoviera el uso pacífico de la tecnología nuclear, por ejemplo, con fines médicos, como catalizador para promover los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Finalmente, instó a los gobiernos a cumplir con todos los compromisos pendientes en el tratado, “y mantenerlo en condiciones en estos tiempos difíciles”.

Dimensión inesperada

El responsable del Organismo Internacional de Energía Atómica habló, por su parte, de cómo el “espectro de la guerra” ha traído una dimensión nueva e inesperada a la seguridad nuclear en Ucrania.

Rafael Mariano Grossi recordó al inicio del conflicto (que ya tiene casi seis meses) los siete pilares de seguridad nuclear que nunca deben violarse.  Estos incluyen el respeto de la integridad física de las centrales nucleares y la garantía de que el personal pueda desempeñar sus funciones sin presiones indebidas.

Todos estos siete principios han sido pisoteados o violados desde que comenzó este trágico episodio”, dijo en la Conferencia.

Si bien la OIEA pudo trabajar con Ucrania para restaurar los sistemas en la planta de energía nuclear de Chernobyl, lugar del desastre de 1986, Grossi continúa presionando para que se envíe una misión a la planta más grande del país (Zaporizhzhya) que está ocupada por fuerzas rusas.

“Damas y caballeros, estamos listos para partir”, dijo. “Esperamos poder venir a Zaporizhzhya porque si algo sucede allí, solo nos culparemos a nosotros mismos. Ni una catástrofe, ni un terremoto, ni un tsunami. Será nuestra propia inacción la culpable de ello”.

Irán y Corea del Norte

Grossi también abordó otros temas, incluyendo el relacionado con el monitoreo del programa nuclear en Irán.

“Sabemos que para que podamos dar las garantías necesarias y creíbles de que cada actividad en la República Islámica de Irán tiene fines pacíficos, debemos trabajar en colaboración con ellos”, dijo.

“Se puede hacer, lo hemos estado haciendo en el pasado, pero necesitamos, y lo digo muy claramente, necesitamos tener un acceso acorde con la amplitud y profundidad de ese programa nuclear”.

La situación en la República Democrática de Corea también sigue siendo motivo de preocupación, y expresó la esperanza de que los inspectores de la agencia de la ONU puedan regresar al país.

 

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.