Venezuela: Bachelet reconoce los avances y plantea el camino por recorrer en materia de derechos humanos

29 Junio 2022

Se han documentado menos muertes en las operaciones de seguridad, pero aún una muerte es demasiado, dice la Alta Comisionada que, entre otras cosas, aboga por la rendición de cuentas de quienes violen las garantías fundamentales y por la apertura de espacios para un diálogo político.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos destacó este miércoles las reformas que ha iniciado el gobierno de Venezuela relacionadas con la justicia, la policía y la detención, al igual que la disolución de las Fuerzas de Acción Especial de la Policía Nacional; sin embargo, afirmó que aún hay mucho camino por recorrer en favor de las garantía fundamentales.

Michelle Bachelet presentó hoy al Consejo de Derechos Humanos un informe con los últimos acontecimientos que tienen que ver con los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, el estado de derecho y el espacio cívico en Venezuela, así como con la aplicación de las recomendaciones anteriores de su Oficina para ese país.

Durante la sesión de diálogo interactivo para la discusión de su informe, Bachelet alentó a las autoridades venezolanas a implementar cambios estructurales de largo plazo y llamó a que las iniciativas legislativas se apoyen en consultas genuinas con la sociedad civil.

Se refirió a la disolución de las Fuerzas de Acción Especial de la Policía Nacional, recomendada por su Oficina, y consideró que abre la puerta a más cambios duraderos como el fortalecimiento civil de las fuerza de seguridad.

Subrayó que se han documentado menos muertes en el contexto de las operaciones de seguridad que en años anteriores, no obstante, dijo que aun así, “ya una muerte es demasiado”.

La esfera judicial

“Sigo instando a que se lleven a cabo investigaciones independientes, exhaustivas y oportunas, con las debidas garantías procesales, que conduzcan a la rendición de cuentas de todos los perpetradores, independientemente de su rango, y a la reparación completa para las víctimas y sus familias”, apuntó.

Bachelet agregó que el gobierno venezolano ha mostrado un espíritu de cooperación con su Oficina y confió en que pronto conceda a su personal acceso a las audiencias judiciales.

En este renglón, recalcó la necesidad de fortalecer la independencia judicial y la separación de poderes, exhortando a las autoridades a nombrar una proporción más amplia de jueces titulares del Tribunal Supremo mediante un proceso pública y transparente.

Tras la visita de su equipo en el país a 21 centros de detención en las que entrevistó confidencialmente a 259 detenidos, reconoció la mejora de las condiciones y la reducción del hacinamiento, e instó a asegurar cambios estructurales más sostenibles.

Informó que las gestiones de su personal han contribuido a la liberación de 68 personal, incluidas 14 mujeres. Bachelet pidió la liberación inmediata de todas las personas detenidas arbitrariamente.

También planteó sus preocupaciones por las condiciones en los centros de detención que eran administrados por los servicios de inteligencia, donde se han denunciado malos tratos e incomunicación. El personal de su Oficina no ha logrado que se le permita visitar esos centros ni los de detención militar.

Espacio cívico y democrático

Con respecto al espacio cívico y democrático, la Alta Comisionada dio cuenta de 166 restricciones indebidas entre las que citó la estigmatización, la criminalización y las amenazas contra las voces disidentes.

“La desacreditación de estos por medios de comunicación institucionales continua”, detalló.

De la libertad de expresión, reportó 34 casos de hostigamiento, censura y decomiso de equipos de medios de comunicación, además del bloqueo de portales en internet.

“Sigue preocupando el uso de la legislación antiterrorista y contra la delincuencia organizada contra el trabajo legítimo de los defensores de los derechos humanos y los trabajadores de los medios de comunicación. Estas prácticas deben cesar”, puntualizó Bachelet.

En cuanto a las protestas pacíficas relacionadas con los derechos económicos y sociales que han tenido lugar en Venezuela, señaló que no se han producido muertos y que las detenciones arbitrarias han disminuido con respecto a años anteriores.

La responsable de monitorear los derechos humanos recordó que las voces disidentes son parte de un espacio cívico y democrático saludable, y encomió la reciente creación de espacios de diálogo con la sociedad civil, así como el Foro de Diálogo Social.

“Estos espacios son fundamentales para lograr acuerdos genuinos y efectivos y deben ser protegidos”, apuntó.

Del mismo modo, Bachelet reiteró su respaldo a un diálogo social entre el gobierno y la oposición, con liderazgo venezolano y llamó a que ese diálogo se reanude dándole prioridad a la participación de las mujeres y tomando como base los derechos humanos y el estado de derecho.

Dioximar Guevara vive con sus cinco hijos en San Félix, un barrio pobre de Puerto Ordaz, la principal ciudad de Bolívar, Venezuela.
OCHA/Gemma Cortes
Dioximar Guevara vive con sus cinco hijos en San Félix, un barrio pobre de Puerto Ordaz, la principal ciudad de Bolívar, Venezuela.

Recuperación económica

Al abordar el tema de la recuperación económica en Venezuela, argumentó que el crecimiento debe contribuir a disminuir las brechas de desigualdad existentes en el país y traducirse en una mejora concreta del nivel de vida y del acceso a los servicios básicos de toda la población.

En este sentido, pugnó por que todos los recursos disponibles se destinen a cerrar el déficit de servicios e infraestructuras esenciales, como los centros de salud.

“La asignación de recursos debe seguir un proceso transparente, a la vez garantizando que haya acceso a la información de interés público. Es fundamental asegurar la transparencia en cuanto a cifras y estadísticas oficiales”, dijo.

Bachelet agregó que el levantamiento de las sanciones sectoriales “podría contribuir a hacer frente a los retos preexistentes”.

Cooperación

Para terminar, resaltó el acuerdo con el gobierno venezolano para ampliar la presencia en el terreno a 16 representantes de su Oficina y se refirió con beneplácito a la cooperación lograda en los últimos tres años, posible gracias a la confianza de las víctimas, la sociedad civil y las autoridades.

“Con una mayor cooperación y compromiso, estoy convencida de que se podrá contribuir a mejorar la situación de los derechos humanos de todas y todos en Venezuela”, concluyó la Alta Comisionada.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.